Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El nuevo gobierno de Culiacán

POLITEIA

Fe de erratas: El día de ayer se publicó una columna de César Velazquez que no correspondía, por lo que pedimos una disculpa y les dejamos el texto que se debió publicar.

Esta es mi primera colaboración en 2014, y quiero desear a todos los lectores del diario un año en todos los sentidos mejor que el que acabamos de dejar atrás, animado por la profunda convicción de que, más allá del lugar común, podemos lograrlo sobre todo si, como parece, al menos en el ámbito local, el gobierno está dispuesto a abrir las compuertas por donde se exprese la voluntad y el empuje de la ciudadanía.

Advertirá de inmediato el lector por dónde va esta columna: en efecto, se trata de reflexionar sobre algunas de las líneas estratégicas del discurso de toma de posesión del nuevo alcalde Sergio Torres, particularmente aquellas que se relacionan con el ensanchamiento de la base social de la democracia, y con la capacidad de las instituciones municipales para procesar la demanda social que recibe y acumula: participación ciudadana y cabildo abierto.

La elección de estos ejes centrales del discurso del nuevo alcalde no es fortuita. Ambos aluden a la politeia, esa voz griega que hace referencia a la participación de los ciudadanos en los asuntos de la polis, de su vida comunitaria, y que los hace verdaderos ciudadanos, es decir, protagonistas de la transformación de su entorno y de sus condiciones de vida colectiva. En otras palabras, hace referencia al espacio local como espacio de construcción de ciudadanía.

Y a ello convoco el alcalde y hay que tomarle la palabra. Se trata de abandonar esa vieja letargia democrática que ha permitido al poder disponer de manos libres, y hacer y deshacer en nombre de ciudadanos apáticos e indolentes que parecen no alcanza una mayoría de edad política. En otras palabras, no nos quejemos al final de esta gestión si desde ahora no tomamos en nuestras manos la parte de las riendas que nos están ofreciendo.

Sergio Torres anunció una iniciativa para instaurar el cabildo abierto, esto es, para los ciudadanos, "en el que se planteen, sobre todo, asuntos de la comunidad más que demandas personales". Así, cambia el contenido de la agenda pública, y se impulsa un gobierno abierto, transparente, efectivo y que rinda cuentas, a través de una interacción sistemática entre la instancia local de gobierno y la sociedad civil.

Hasta ahí esta idea. Paso a otra correlativa. ¿Tiene esta administración local de Culiacán capacidad para ejercer con eficacia la tarea directiva del gobierno? En principio, creo que sí y sobrada. La democracia –ya lo recordó alguna vez por aquí el profesor Manuel Zafra--, es un régimen en el que gente no experta dirige a gente experta. No conozco a varios de los nuevos funcionarios, pero si a tres cuyo expertise, talento y capacidad política, están fuera de toda duda.

Me refiero a Ronaldo González Valdés, coordinador de asesores; Guadalupe Robles, secretario del Ayuntamiento, y Sergio Arredondo Salas, director de Desarrollo Económico. Sobre ellos va a recaer una parte importante de la gestión estratégica para hacer de Culiacán una ciudad moderna, con sentido de futuro.

[email protected]