Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El paliacate

BAJO LA LUPA

queridos amigos, escribía esta colaboración a unas cuantas horas para que iniciara el mundial y a otro cachito para que juegue México. Brasil vive la fiebre futbolera y nosotros nos dejamos arrastrar con la alegría y la ilusión que solo puede dar un evento de la envergadura de este y que sucede solo cada cuatro años, lo que lo hace único e irrepetible.

Periodistas de todo el mundo convergen para cubrir el evento, independientemente que sus países estén representados o no. Río de Janeiro es la sede del Centro Internacional de Prensa y ahí puede usted encontrar la variedad racial que quiera y escuchar los idiomas y dialectos más extraños que pueda imaginar.

Siendo muy bonito participar en el mundial, uno nunca olvida la sensación de la primera vez. En mi caso, como árbitro fue la ocasión en que asistí a Estados Unidos en el año de 1994, donde me tocó el honor de dirigir el juego inaugural entre Alemania y Bolivia. Como comentarista, fue el 2002, mundial Japón-Corea, donde hice mi debut y lo recuerdo como si fuera ayer.

Aquí quiero compartir con ustedes una anécdota que me contó mi compañero y amigo Javier Sahagún, reportero de Televisa deportes. Resulta que su primer gran evento fueron los Juegos Olímpicos de Atenas. Su hija era una pequeñita de apenas 10 años y le preguntó: ¿papi, como te voy a reconocer cuando hagan una toma del público? A lo que Javier contestó "no lo sé". La nena corrió a su cuarto y trajo un paliacate, ese pañuelo multicolor que se usa tradicionalmente en México y le dijo: "Póntelo en el cuello y así sabré que eres tú".

Hoy la hija de Javier es una hermosa señorita pero él sigue llevando el paliacate anudado al cuello, como un homenaje a la inocencia y al amor que solo un niño puede profesar a su padre. Además, lleva en su mochila varios para obsequiar a los amigos con un deseo de suerte y éxito para el evento.

A mí ayer me regaló uno azul y lo portaré con orgullo ya que estoy seguro será un amuleto de buena vibra para todo nuestro equipo de trabajo.

Volviendo al tema de los periodistas acreditados, le quiero contar a usted que el centro de prensa, siendo grandísimo, ocupa solo una parte del complejo denominado Centro de convenciones, una inmensa construcción que está fincada en un terreno de 517,000 metros cuadrados, lo que le da el título del más grande es su tipo en América latina.

La nota más importante hasta el momento, en espera de que ya ruede la pelota y no se hable de otra cosa que no sea futbol en los próximos 30 días es que los dirigentes de los principales movimientos sociales, los "Sin tierra" y los "Sin techo", han dado su palabra de dar una tregua al gobierno y no manifestarse durante el mundial. Si cumplen como caballeros, prometo regalarle a cada uno de ellos…Un paliacate.