Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

¡El paraíso, compa, el paraíso!

GUASAVE

Guasave.- para muchos, incluyendo el dueño Jaime Castro, a los Algodoneros ya desplegó alas, tiene "ojos tapatíos" y traje de charro, algo que de ser cierto terminará con una tradición del espectáculo de más de 40 años.

Si se cumple el proyecto de llevárselo a Guadalajara, los guasavenses no tendrán más alternativa para divertirse que los antros, los table dance, el Malecón, la calzada "Raúl Cervantes" y los expendios de cerveza que hay por decenas, ambientes y escenarios por cierto nada familiares.

En ese sentido, pues de una vez que empiece el "deschongue" total, porque igual van a desaparecer las instancias de justicia que juzgan conductas antisociales; no hay cárcel para tener miedo al castigo, si cometemos felonías, ni contamos con Policía que prevenga, ni Ministerial que persiga al delincuente.

De remate, la única opción para curar la salud pública como una conquista de la justicia social, o sea la Jurisdicción Sanitaria de Guasave, también se fue a volar.

Entonces, diría el frijolito, ¿cuál es el "dope" si se van los Algodoneros y sus peloteros, negros, blancos, chapos, prietos y güeros a Guadalajara?, por cierto una decisión de la que están muy agradecidos todos aquellos, por decirlo amable y eufemísticamente, dueños de "casa chica", ¡El paraíso, compayito, el paraíso!

Sin embargo, para el gobernador Mario López Valdez, la moneda todavía está en el aire y en su opinión la posibilidad de que el franquicitario recule en la decisión no está perdida y que "por su cuenta -la de Malova desde luego- corre" que el beisbol profesional continúe en plaza.

Ayer en el marco de su visita a Las Glorias fue categórico al expresar hace todo lo que está a su alcance para revertir la presunta venta del equipo a empresarios jalisciences, los que incluso ya se asumen como nuevos propietarios.

En entrevista "banquetera" con los de "La Piña Beisbolera", que en su vida han comprado una butaca, López Valdez se mostró molesto con Jaime Castro, porque no le avisó de la operación y quejose que sólo cuando necesitaba ayuda acudía al gobierno.

El "gober", que algo debe saber de organización e intríngulis beisboleros, dio a entender no es tan fácil como parece, que de repente Algodoneros emigre, pues es necesario el voto unánime de los presidentes de los ocho equipos y el de la Liga Mexicana del Pacífico, que dizque no es el caso.

Más allá de eso confió a reporteros: "la ventaja que se tiene para frenar la intentona, es que los dueños de Tomateros y el de Venados de Mazatlán no están de acuerdo con la venta".

Ahora: si Ley e Ismael Barrón no lo aprobaron, ¿cómo demonios entonces es que ya hasta una suma millonaria fue depositada hace días a la cuenta del Club? Es pregunta.

La contracara de la postura de López Valdez de impedir la salida de los Algodoneros, es la de los expertos en el tema, quienes tienen la certeza de que el traspaso, venta o lo que sea a Guadalajara, es irremediable.

Lo demás que se diga -establecen- de que si se va, la LMP tiene que autorizar la expansión para conformar un nuevo equipo y regrese el beisbol, no tiene visos de realidad, no al menos para este año. Quizá es discurso, sólo para salir del paso y tratar de quitarse la "zapeta a patadas" y la gente no diga que no hicieron nada para retenerlo. Eso opinan los especialistas. Yo nomás repito lo que oigo.

Y es que quieran o no, parte del costo político si efectivamente los Algodoneros cambian de sede, lo tendrán que asumir y compartir en partes iguales, no sólo el gobierno del estado, sino la anterior y la actual administración de Guasave.