Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El pastel

GUASAVE

Pleno auge ha cobrado la puja con tintes de disputa entre los grupos emblemáticos del PRI local por las posiciones más importantes de su estructura municipal, situación que tendrá que sortear con mucha habilidad para prever fisuras el nuevo dirigente Víctor Espinoza.

Ocupadas, la Presidencia y la Secretaría general, las dos de mayor importancia por el propio empresario agrícola y la exregidora Refugio Higuera ahora en turno está la distribución del resto del pastel y cuyos espacios que le siguen en relevancia, y no son muchos.

Así por ejemplo se habla que para la Secretaría de Organización están en tesitura Ricardo Beltrán, Carlos Ordorica y Efraín Ibarra, los dos primeros apadrinados por la senadora Diva Hadamira Gastélum, que ya mostró su fuerza política, mientras que el tercero, dicen, es avalado por el diputado federal Blas Rubio.

Aquí habría que ver, qué tanto mete el hombro a favor de Ricardo Beltrán para la Secretaría de Organización, el dirigente priista Víctor Espinoza, asumiendo que aquel, siendo "de casa" y por supuesto de confianza, podría fortalecer la unidad, y por otro lado, evitar eventuales fracturas del equipo, que le ha seguido en su proyecto de trascender políticamente.

Por cierto, a Efraín Ibarra también en caso de que no se le haga la de Organización, dicen no "tiene preferencia por ninguna de las flores", e igual podría interesarle la cartera de gestoría, a la que a Diana Armenta le interesa llegue un mentado Juan Ramón Bojórquez.

Blas Rubio también pudiera estar impulsando la Secretaría de gestoría social a Águeda Valenzuela, mientras que por el lado de Jesús Burgos y Ramón Barajas lo intentan con María Teresa Mondaca, de Juan José Ríos.

Con decirles que en esa pugna por las posiciones que más bien parece una "rebatiña", también le entra Cuquis Higuera, que trae su propio delfín en Adriana Valenzuela para el área jurídica del Comité Municipal del PRI. No, si les digo, nomás alcanza uno tantito podercito y se "vuelve la bichi".

Sin embargo, la Higuera, no la agarrará "tan cuichi", pues el mismo espacio lo quiere la CTM para César Cervantes Cervantes, lo que convierte el asunto en una luchita muy dispareja, por cuestión de influencia hacia el interior del partido.

¡Y lo que falta!- Una vez que se cierre ese episodio se intensificará por otro lado el asunto de las decisiones que se tomarán para nombrar a los dirigentes del Organismo de Mujeres del PRI, seguido por el cambio en la CNOP y después del Comité Municipal Campesino, quizá el más importante políticamente.

Para muchos, Elvira Sánchez está "amarradísima" en el OMPRI para disgusto de un grupo de mujeres capitaneadas por la ex del PRI, Diana Armenta, inconformidad que parece no tiene puerto de amarre.

En el caso de esa cosa llamada CNOP que está pintada de un gris que espanta, dicen le interesa a José Menchaca, quien ha mostrado un interés de proyección política que con ese apéndice del PRI en caso de llegar, podría catapultarlo políticamente más allá de lo que ha logrado al andar por la libre con su activismo.

Sin embargo, "Pepe" Menchaca parece no está solo en la aspiración, pues se menciona a Mary Hernández como otra opción y que también podría ser cuota para los cetemistas.

Finalmente, aunque faltan meses para el relevo en el sector campesino, a quien le "entró el gusanito" por suceder a José Luis Favela, es al recién ungido presidente de la Red Mayor del Distrito 063, el tan llevado y traído "Lilo".