Opinión

El pleito por el síndico procurador

OJO INDISCRETO

Por  Tomás Chávez

El pleito por el síndico procurador

El pleito por el síndico procurador

Hace tiempo que los partidos políticos libran una disputa cerrada sobre la forma de elegir a los síndicos procuradores, pero a la propuesta que hace el líder priista en el Congreso del Estado, Sergio Jacobo, de que esa posición le corresponda a la primera minoría en las elecciones constitucionales, de inmediato saltó al ruedo Héctor Melesio Cuen, del PAS, a aclarar que ellos ya habían hecho esta propuesta en varias ocasiones, pero que el PRI la había bloqueado.

En estas condiciones, Cuen recalca que ahora que los priistas perdieron la mayoría de las alcaldías grandes de Sinaloa están pensando en crear contrapesos efectivos, y cuando menos quedarse con las posiciones de los síndicos procuradores. Con esta propuesta se pretende trasladar a los ayuntamientos una especie de costumbre que ya se usa en los comisariados ejidales, donde la primera minoría asume el consejo de vigilancia.

“La partidocracia es uno de los mayores males que aquejan a la política mexicana”, según analistas independientes. Durante sexenios los partidos políticos se han repartido el pastel de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia, del Tribunal Electoral, los consejeros del INE, de la Comisión de Derechos Humanos y de cuantas organizaciones autónomas existen en el país, por lo que consideran que concesionar a los síndicos procuradores a un partido político sería llevarlos directos al fracaso, a las confrontaciones y venganzas partidistas.

Sería adecuado sacar al síndico procurador de la planilla de los candidatos a alcaldes y a regidores, pero que se elija de verdad y en forma independiente a un ciudadano o profesionista de probada capacidad y sin ataduras partidistas, solo así se garantizaría la independencia y la probidad de su trabajo. Ahora que el tema está a discusión, es el momento de analizar a fondo el perfil que se requiere y no entregarlo como prebenda a un partido político perdedor.

Popurrí. Poca o nada de fuerza le queda al dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias de Sinaloa, el diputado Faustino Hernández, con mayor razón si el gobierno estatal acata la recomendación que hizo el Congreso del Estado de dejar de cobrar la denominada “cuota liga”; por eso ahora se dedica, en una “especie de Llanero Solitario”, a recorrer el estado y a buscar alianzas con las demás organizaciones campesinas para enfrentar juntos a supuestos molinos de viento que amenazan al campo y que posiblemente solo existan en su imaginación.

Así, ayer estuvo aquí en Los Mochis, y después que el gobierno federal prometió un preso de garantía de 4 mil 150 pesos por la tonelada de maíz de la cosecha que está iniciando, ahora intenta levantar a los campesinos para que también se les cumpla la promesa de que el pago sea oportuno y en una sola emisión. Y es que aprovecha que el campesinado ya está arisco, de tantas promesas incumplidas de gobiernos anteriores se asume que darán por hecho que ahora tampoco les cumplirán. Claro para todo tipo de gestiones echa por delante al gobernador Quirino Ordaz, por las buenas relaciones que tiene con el presidente AMLO.