Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El primero en el peligro

HOY EN LA HISTORIA

El 12 de enero de 1517, Vasco Núñez de Balboa, el descubridor del océano Pacífico, murió decapitado en la plaza del pueblo de Acla, Darién, por órdenes de su enemigo político Pedrerías —Pedro Arias Dávila—, gobernador del Darién, un sujeto lleno de maldad que durante su estancia en las Indias Occidentales acumuló una serie de crímenes impresionantes. Envidioso de la capacidad y del espíritu inclaudicable de Balboa, Pedrerías en términos amistosos le rogó que pasase a conferenciar con él en Acla. Poco antes de llegar al pueblo, Balboa encontró una escolta comandada por su amigo Pizarro, quien después de saludarlo hipócritamente lo aprehendió y llevó a Acla. Cargado de cadenas llegó el navegante donde, por órdenes terminantes de Pedrerías, fue juzgado por el alcalde mayor Gaspar de Espinoza. En honor a la verdad, hay que decir que en un principio, Espinoza se negó a condenarlo, porque los cargos eran vagos y sin base. Junto con Vasco de Balboa, murieron también decapitados tres infelices, todos ellos acusados de una supuesta conspiración. En todo momento, Balboa se declaró inocente, incluso pidió ser juzgado en España o Santo Domingo. El cadáver del español que por vez primera vio el Pacífico quedó tirado en el suelo hasta el día siguiente, sin que nadie se atreviese a levantarlo y darle cristiana sepultura por temor a Pedrerías, quien presenció el espectáculo escondido en un cañaveral. El juicio de la historia sobre Balboa es bueno, no así el de Pedrerías Dávila. A Vasco Núñez de Balboa le faltaba un día para cumplir los 42 años. [email protected] historianews.com.mx