Opinión

El proteccionismo y el perro de las dos tortas

TIEMPO DE NEGOCIOS

Por  Darío Celis Estrada

Esta semana que inician los trabajos en el Foro de Davós, Suiza, los temas que van a dominar son muchos y variados. De entrada las disputas disputas comerciales Estados Unidos y China.

Pero también el futuro comercial en Norteamérica con el T-MEC, las complicadas relaciones internacionales entre Donald Trump y Rusia y no se diga el futuro del Brexit.

Derivado del anterior, la nueva relación política-económica entre la Unión Europea y el Reino Unido. Pero sobre todo el gran tópico va ser la desaceleración económica y el temor a una recesión en el mundo.

Aquí surge una gran incertidumbre sobre el futuro del tratado comercial entre Mexico, Estados Unidos Canadá, mejor conocido como T-MEC, porque hay dos jugadores importantes que cambian la ecuación.

Por un lado destaca el nuevo régimen de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, como segundo frente, y quizás más peligroso, la fuerza de los demócratas que ya controlan el Congreso estadounidense.

Hoy Donald Trump está en un juego de vencidas con los líderes opositores a su partido, el Republicano, por un mayor presupuesto. Pero lo que realmente se disputa es la Casa Blanca: la reelección.

En la política interna el nuevo tratado comercial con México y Canadá se convirtió en rehén de la lucha que libra Trump con los líderes demócratas, léase Nancy Pelosi, Tom Pérez y Chuck Schumer.

En cuanto amagaron con abrir el T-MEC y darle más dientes en el tema laboral y medio ambiente, el jefe de la Casa Blanca amenazó con cancelar el TLCAN al amparo del artículo 2205 del acuerdo trilateral.

Recordará que como el Congreso otorga al Ejecutivo negociar bajo el esquema del TPA (Trade Promotion Authority), el producto de lo negociado se acepta o rechaza en paquete. Es un todo o nada.

El perro y las 2 tortas.

En los próximos días, en cuanto se resuelva el paro del gobierno, el T-MEC volverá a estar en el centro de atención.

En el camino, la International Trade Commission debe entregar al Congreso una evaluación del impacto económico que tendría para ese país el nuevo acuerdo comercial entre los tres países.

Trump buscará la aprobación del T-MEC y cancelar el TLCAN. Si eso ocurre y los demócratas no aceptan, lo más seguro es que negocien en una especie de “acuerdos paralelos”.

Pero si esto no funciona y Trump cancela el TLCAN, lo más seguro es que entremos a una proceso de una judicialización del acuerdo. ¿Esto qué quiere decir?

Que los organismos empresariales de Estados Unidos van acudir a un Tribunal Federal argumentando que el Ejecutivo no tiene facultades para “legislar” y cancelar un acuerdo que de origen autoriza en Congreso.

El debate pasaría a la Corte estadounidense y este proceso puede durar todo este año. En tanto México y Canadá se pueden quedar como el perro de las dos torras.

Es decir, sin la aplicación del TLCAN y sin la aprobación del T-MEC. Esta inseguridad comercial impactaría en términos de inversión y empleo en la región y el país.

El nuevo presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar, y el nuevo Canciller de México, Marcelo Ebrard, deben trabajar unidos para dar certidumbre a la política comercial de México.

COMIENZA DEPURACIÓN

En la Coordinación General de Puertos, a cargo de Héctor López, se emitió una lista donde designaron a los posibles directores general de puertos a las 16 Administradoras Portuarias Integrales del país.

Del listado emitido, el primer director de puertos que bajaron fue a Vicente Saint Martín Ochoa, que originalmente estaba designado para encabezar el puerto de Altamira.

Se comenta que el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, influyó en la decisión de enlistar a Martín Ochoa, por lo que en automático llevó el beso del Diablo.

El segundo del registro, que también se encuentra en revisión, es el designado para la API de Tampico, Ricardo Correa Cháirez, el cual está con grandes posibilidades de ser eliminado de la lista.

Pero el caso más observado y donde los reflectores de la presidencia están puestas, es para el principal puerto del país: la Administración Portuaria Integral de Manzanillo.

Estamos hablando de uno de los principales puerto de México al cierre del 2018, año en el que alcanzó el movimiento de tres millones de TEU y que posee la segunda aduana más importante del país.

En la lista se designó a Héctor Mora Gómez, pero en diferentes medios nacionales han quedado registros de sus comentarios contra Morena y su entonces candidato, Andrés Manuel López Obrador.

Pero sobre todo presuntas irregularidades en su anterior gestión en esa misma API. Mora ya había sido, entre 2003 y 2006, director de la administradora portuaria de Manzanillo.

Por la importancia estratégica del puerto, y la trayectoria del designado, directamente el caso se analiza a los más altos niveles de la Presidencia.

NEXXUS MANTIENE

Una precisión: Taco Holding, que dirige Ignacio Cortina, no ha dejado de ser socio comercial de la franquicia de comida italiana Sbarro. A través del fondo Nexxus, que comanda Arturo Saval, son dueños de 30 unidades, de las cuales corresponde su derecho a continuar como franquiciatario. La oportunidad que se abrió con GINgroup, de Raúl Beyruti Sánchez, es para ser el franquiciatario mexicano, lo que significa tener el plan de expansión en adelante para abrir tiendas por los próximos diez años.