Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El reloj de la Santa Cruz

A DOS DE TRES

¿Ya sabe dónde estará el nuevo reloj monumental que tendrá caras con vista a los cuatro puntos cardinales? Esta vez en A dos de tres, le venimos ofreciendo lo que es así como una primicia. Como usted está para saberlo y yo para contarlo, he aquí la historia, de la cual puede ser parte.

Resulta que un grupo de 'culichis' con ganas de obsequiar a la ciudad un patrimonio que trascienda el tiempo, se ha dado a la tarea de recabar fondos para la construcción e instalación de un reloj monumental en la torre de la parroquia de la Santa Cruz, ubicada en la colonia Industrial Bravo. Los nombres de los impulsores del proyecto me los guardo, porque han logrado sumar nuevos miembros y no me gustaría cometer la injusticia de omitir alguno.

El asunto es, que se unieron y en coordinación con el ingeniero Víctor Buelna Verdugo, a quien arbitrariamente he nombrado –y espero se le quede como el 'Relojero de Culiacán'-, especialista en la restauración, reparación, mantenimiento y fabricación de relojes monumentales, diseñaron el proyecto que viéndolo en pantalla, o en papel, se ve más fácil como armar una figura de las que vienen en las cajas de cereal, pero ya conociéndolo a detalle, uno comprende que requiere de mucha ciencia; que si hay qué emplear tales y cuáles materiales para que el aparato aguante el paso de los años; que si los hoyos donde estarán las carátulas, deben medir exactamente equis diámetro; que si no debe pesar más de tantos kilos; que si cómo lo van a subir a la cúpula y detalles técnicos por el estilo.

Pues bien, una vez que salvaron esos aspectos, vino la parte ordinaria que tiene que ver con el costo. Y ahí entramos nosotros, y por nosotros, me refiero a usted y a mí. A lo mejor usted no es creyente, pero este es un asunto que va más allá de la fe, es un asunto de patrimonio cultural. Históricamente el hombre ha tenido la necesidad de medir el tiempo. La vida misma se mide en tiempo. Con esa necesidad se crearon los relojes de Sol, de arena, las clepsidras que miden el tiempo con agua. En el siglo 12 se construyeron los primeros relojes mecánicos y en el siglo 13 se instalaron los primeros relojes públicos en mercados e iglesias. De entonces a la fecha, los relojes públicos o monumentales no sólo sirven para medir el tiempo, son también símbolo del patrimonio cultural de un pueblo.

El reloj que se instalará en la parroquia de la Santa Cruz, además de dar la hora por los cuatro puntos cardinales, tendrá sonería que permitirá a los vecinos despertar con una pieza agradable, y no sobresaltados por el ya clásico ruido de cadenas golpeando metal ¡clank! ¡clank! ¡clank! seguido del grito "gaaas".

Si usted no es creyente, vea este proyecto desde el ámbito cultural, ahora que si profesa la fe católica con mayor razón vale la pena que lo conozca y participe. El grupo que promueve la construcción e instalación del reloj monumental, abrió la página de Facebook Proyecto Reloj Monumental Parroquia de la Santa Cruz, Culiacán, Sin. Ahí puede conocer los detalles, las cuentas a las cuales puede hacer su aportación y puede ponerse en contacto con los promotores para saber las fechas en que se harán demostraciones de cómo será el reloj por dentro, y esto es una oportunidad escasa, pues ya una vez colocado va a estar difícil subir a la torre a conocer la maquinaria.

Ahora sí que muchas gracias por su tiempo, por leer estas líneas y con ello hacer que esto valga la pena.

Por favor comentarios, sugerencias, invitaciones, mentadas y hasta felicitaciones en [email protected] En Twitter en @MarisaPineda. Anímese a leer un libro y mientras tenga una semana de tiempo.