Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El reto del PRI

GUASAVE

Con la asunción ayer de Víctor Espinoza a la presidencia del Comité Municipal, el PRI pareciera tener el proyecto de reencauzar sus fortalezas políticas y partidistas a recomponer su endeble escenario que hace apenas un año lo hizo perder por primera vez en más de 80 años el ejercicio y el control de los poderes municipales.

En principio, aún dentro de la rizpidez que ocasionó durante el proceso la decisión a favor del connotado priista, la ascensión de la figura de Espinoza da la impresión de ofrecer una oxigenación al anquisolado instituto.

Pruebas en contrario el nuevo dirigente parece contar no sólo con las relaciones armonizadas con los grupos internos más importantes del PRI, sino con la habilidad suficiente para establecer los vínculos de unidad que le hacen y le harán falta en tiempos electorales.

Más allá de la parafernalia que se montó y las muestras de solidaridad que le enseñaron durante el evento de su entronización sin excepción los más conpiscuos grupos, Espinoza tendrá que realizar un intenso trabajo de conciliación hacia el interior de su partido.

Para el nuevo dirigente uno de los instrumentos más importantes con los que contará a fin de poder tener éxito en sus intenciones de la concitación de la unidad partidista, que deberá privilegiar, es sin duda el nombramiento del secretariado que lo acompañará en su gestión.

El flamante líder priista llega a la posición en momentos nada fáciles para su partido, que de ser hegemónico por décadas hoy juega el papel de oposición.

En esas condiciones el reto de Víctor Espinoza será en principio refrendar para su partido una victoria durante las elecciones del próximo año por la diputación federal.

La madre de las batallas tendrá que darla dentro de dos años, cuando esté en juego la presidencia municipal que tienen por el momento perdida.