Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El retorno de Vizcarra

PUNTO DE VISTA

Con bajo perfil político, y muy activo en sus negocios, regresó Jesús Vizcarra a Sinaloa, después de su estancia voluntaria, o quizá "obligada" por el acontecer político y la derrota del PRI en la disputa por la gubernatura. Desde fines del 2010 y durante 3 años asentó su residencia en San Diego, California, y desde octubre del 2013 está de regreso; se instaló con su corporativo de más de 600 empleados en La Primavera, el lugar por excelencia habitado por familias de clase alta en la capital del estado, algunas con fortunas bien habidas, otras no tanto; ahí mismo reside, y ahí mismo recibe a los personajes políticos que lo frecuentan. ¿Regresó sólo para ocuparse de sus negocios?, esa es la duda, y la respuesta es sencilla: claro que no. Aunque él tiene la sospecha de que en su negocio hay "fugas", y parece las hay, y no le fue bien en sus inversiones ni en el trato que le dieron en Estados Unidos. Vizcarra no viene a Sinaloa sólo por negocios. El tiempo fue frío, ¿o electoralmente? calculado: mitad del sexenio de López Valdez; con un gobierno cuyos resultados no terminan de convencer a los propios, mucho menos a los adversarios y extraños. Con desaciertos y contradicciones que en la medida que se profundizan incrementan las aspiraciones de Jesús Vizcarra, porque no solamente él en su círculo cercano, sino segmentos importantes de la sociedad cuestionan los resultados del gobierno que prometió el cambio, y al modo del slogan de López Obrador, inquieren si no estarían mejor con su gobierno.

Vizcarra no se iría a una contienda si puede repetir su derrota en la gubernatura, seguramente en su interior no logra digerir ni olvidar lo que para él significó perder, pero hoy existen otros escenarios: el presidente de la república es priista, y goza de la amistad de Enrique Peña Nieto y gran parte del gabinete, apoyó financieramente su campaña, y quizá invirtió pensando en regresar para la gubernatura. Pero el principal ingrediente, paradójicamente, se lo dan quienes lo derrotaron en el 2010, entre más excesos y desaciertos cometen en el Gobierno del Estado, más lo mantienen en la memoria popular. No basta ser amigo del presidente de la república para ser candidato, porque en esa lógica David López Gutiérrez, el "Pecuni", director de Comunicación de Peña Nieto, tendría la primicia. Pero, haber invertido dineros en la campaña, gozar de la amistad del presidente y mantener popularidad, pueden ser ingredientes que pesen demasiado en la decisión, sobre todo en un gobierno tan centralista y formas unipersonales de ejercer la política, como el que tiene Peña Nieto. Es temprano para saberlo. Ya se verá. Por lo pronto, mal se ve Jesús Vizcarra corriendo a sus trabajadores sin liquidarlos, igual que en Homex. Por lo visto los amigos de Peña Nieto aprovechan sus influencias para abusar y atropellar los derechos de sus empleados.

Sentido Contrario. Muy merecido el homenaje a Liberato Terán en la UAS, muy contradictoria el actuar de sus autoridades, que en vida nunca respetaron sus palabras e ideales. Descanse en Paz, y que siga vivo el espíritu rebelde y la congruencia de Liberato.

[email protected]