Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El silencio de los colgados

GUASAVE

Guasave.- Literalmente de unánime puede interpretarse la aclamación, que no elección, hicieron 38 de los 40 diputados del Congreso de Sinaloa a favor de Antonio Vega para ungirlo sin mayores trámites como auditor superior del estado para sustituir al malogrado Marco Antonio Fox.

Y como toda unanimidad siempre resulta sospechosa, el "dedazo" para el nuevo fiscal llega salpicado por la turbiedad de la manipulación a punta de "cañonazos" que indujo el propósito del que desde un principio se malició: entronizar a un auditor a modo de los intereses del gobierno.

Del recelo de que los 40 están más "arreglados" que los motores de "El Borrego", ni siquiera escapa aquel que votó en contra, postura en la que se adivina una ridícula cuanta fingida independencia. Y menos se salva de la sospecha quien se abstuvo por no estar presente. Ausencia y oposición, que hiede, por la historia que los acompaña, a muy apetitosa remuneración.

Habría que decir en descargo frente a la actitud "borreguil" de los legisladores, que no hay nada nuevo bajo el sol; simplemente se ajustaron a su naturaleza, desde luego no "d'okis".

Solo una cosa se debe cuestionar al "planchado" que hizo el presidente del Congreso, Jesús Enrique Hernández Chávez, ¡se pasó de tueste!, pues se le quemaron las "jaretas", si es que algunos curulecos todavía las conservaban completas.

Pero bueno, al final de cuentas, Chuquique Hernández sólo cumple con el trabajo que se le encomienda desde el "Tercer Piso" y que no es otro que mantener bajo control el parlamento, en medio del más espantoso -parafraseando al novelista B. Traven- silencio de los colgados.

Sin embargo, por aquello de que hay que ser cochi, pero no tan trompudo, la "operación plisado" debió haber sido matizada con la oposición de unos cuantos diputados priistas sin llegar a poner en riesgo el mandato superior, porque de los panistas y perredistas ya se sabe cómo se la gastan.

Pero no, de plano, parece haberse perdido la pizca de pudor político que algunas de las antecesoras legislaturas tuvieron de cara a este tipo de órdenes del Poder Ejecutivo a las que siempre han estado sujetos y que en el pasado al menos guardaban formas para no enseñar las "faldillas" de tan fea forma.

Como cantaba José Alfredo Jiménez, ¡los mariachis callaron! Tan obvios se vieron los diputados, sobre todo aquellos del PAN y el PRD, que ninguno se atrevió a subir a la tribuna, tan dados que son a montar "faramallas" y desgarrarse las vestiduras en aras de la independencia parlamentaria.

Ninguno se animó a cuestionar la dictada "línea" al menos con el pétalo de un mamotreto "mamilas" de esos que acostumbran perredistas y panistas, para que no se viera tan evidente la mansedumbre y el bozal que les pusieron.

Por cierto.- Ojalá que estos malos ejemplos no cundan en las nuevas generaciones de votantes en las que hoy el rebautizado Instituto Nacional Electoral trata de crear una nueva cultura democrática con la utilización de herramientas digitales para agilizar y garantizar la libertad del voto.

De acuerdo con lo que afirma el doctor Marco Antonio Medina, Vocal de Organización de la Junta Distrital 04, hace meses aprovechando la realización de eventos escolares en los que de alguna manera interviene la decisión individual de los estudiantes, los adiestra para la utilización de las boletas electrónicas, que sin duda en los futuros comicios serán parte fundamental del libre ejercicio ciudadano.