Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El teatrino, nuevo instrumento contra la violencia de género

Por: Luis Enrique Ramírez

Tiros de precisión, con el tema de la violencia política de género, ha lanzado EL DEBATE en sus más recientes ediciones impresas, a raíz del tema de las «Juanitas», que creíamos superado, pero que revivió con el caso Chiapas.

En particular la publicación de ayer, en el que la voz imperante fue la femenina, resulta reveladora: «Mujeres advierten del riesgo de la violencia política» es el título, y así lo puede usted consultar en su buscador de internet. 

Queda claro que la misoginia y cualquier forma de odio u agresión contra las mujeres no se da por generación espontánea; el asunto es cultural, y recordemos esta máxima, como definición: la cultura se aprende.

CASO DE ÉXITO. Bienvenida es, por tanto, la estrategia que recién inició el Instituto Sinaloense de las Mujeres en Culiacán, uno de los cinco municipios incluidos en la alerta de género: la sensibilización de niñas y niños a través de una de las herramientas más efectivas cuando de concientizar a la infancia se trata, el uso de marionetas.

He aquí el punto toral: la prevención como forma de contención de una cultura machista y violenta que, como sociedad, nos urge dejar atrás. 

En escuelas primarias de las siete colonias del municipio capital (las de mayor índice de violencia, de acuerdo con el registro de llamadas al 911), se puso en marcha este ejercicio que habrá de extenderse a los 18 municipios, con una obra teatral en la que se abordan los siguientes temas: bullying, derecho a una vida libre de violencia y derechos de la niñez.

El éxito ha sido rotundo, y se patentiza en la respuesta de las y los beneficiados hasta ahora: mil 349 niñas y 841 niños culichis.

El teatrino, como se denomina al escenario en el que las marionetas obran su magia, demuestra una vez más su poder de alcance. 

Enhorabuena por el Ismujeres, en particular por la visión demostrada por su directora general, la doctora en Derecho Reyna Araceli Tirado Gálvez, quien nos deja callados a más de uno que a su llegada al instituto cuestionamos su experiencia en el tema de género. 

No ser una especialista en ese ramo (lejos está de ser la típica feminista hiperreactiva) ha sido factor clave para que Tirado Gálvez haya logrado «bajar» la lucha contra la violencia hacia las mujeres a todos los sectores de la sociedad: desde indígenas y campesinos, hasta las zonas periféricas urbanas. Ahora, también, a los niños.

Desideologizar el tema es útil no solo para colocarlo en el interés de círculos ajenos al de las mujeres empoderadas, sino también para no «espantar» a los hombres. Sin la concienciación de los varones en torno a los derechos de las mujeres y los antivalores del machismo, la igualdad de género está condenada a ser letra muerta: a permanecer en la frialdad de las leyes, pero no en la realidad actuante de los hechos.

EXCESOS PATRIOS. Sin dejar el acento en la prevención, pero en un área distinta que es la salud, va el siguiente comentario: 

Sobrecogedor resulta el informe que hizo público el Instituto Mexicano del Seguro Social: durante la conmemoración de las fiestas del 15 y 16 de septiembre se incrementaron hasta en un 40 por ciento las urgencias allí atendidas, desde quemaduras por pirotecnia, intoxicación por bebidas alcohólicas, heridas de bala, riñas y percances viales, hasta casos de descompensación de enfermedades crónicas ¡por exceso de comida! Cabe aclarar que el cinco por ciento de los casos son severos, ya que pusieron en riesgo la vida de los pacientes.

Si bien en Sinaloa tuvimos saldo blanco, viene al caso recordar el exhorto del IMSS a evitar el uso de cohetones y objetos con pólvora, en especial por parte de menores de edad, así como moderar el consumo de alimentos y bebidas alcohólicas. La recomendación vale para todos y por todo el tiempo: 24/7, señoras y señores. Hagámonos ese favor.