Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El verdadero mensaje

SAPIENZA

Pablo le escribió a los gálatas: "si alguien les anda predicando un evangelio distinto del que recibieron, ¡que caiga bajo maldición!" (sea Anatema). La palabra evangelio quiere decir "buenas nuevas", entonces, los evangelios según Mateo, Marcos, Lucas y Juan, son, en versión de esos autores, las buenas nuevas de Jesucristo en el sentido de que él ama a la gente y desea que se salve. Todo el que lo invoque será salvo (Romanos 10:13). Ése es el mensaje que está en la Biblia, que dice que no hay salvación fuera de Jesucristo (Hechos 4:12, Juan 14:6), que después de la muerte viene el juicio (Hebreos 9:27), y no hay más oportunidad para arrepentirse. Se pide que se hagan buenas obras, pero las buenas obras no salvan, sino la fe (Efesios 2:8,9). El único intermediario ante Dios el Padre, es Jesucristo, Dios el Hijo (Primera de Timoteo 2:5). El sacrificio de Cristo se hizo una sola vez y para siempre (Hebreos 10:10), no a cada rato. Los hijos de Dios son sólo aquellos que reciben a Jesús como salvador personal (Juan 1:12). Para entrar al cielo es necesario nacer de nuevo espiritualmente (Juan 3:3,7). Jesucristo es la cabeza de la iglesia (Colosenses 1:18), y la reconciliación de los pecadores con Dios es sólo mediante su muerte (Colosenses 1:22 y 2:13,14). La sabiduría para la salvación mediante Jesucristo está en las Escrituras (Primera de Timoteo 3:15). El mensaje de las buenas nuevas fue escrito por Pablo, Pedro, Juan, Marcos, Lucas, Mateo, y en todos esos escritos que conforman el Nuevo Testamento se está de acuerdo en que la salvación es únicamente mediante la fe en Jesucristo. Los santos de los que hablan las Escrituras eran los verdaderos creyentes (vivos, no muertos) de las iglesias cristianas (Filipenses 1:1, Efesios 1:1) a los que Pablo les escribía, no les rezaba. El bautismo era mediante inmersión, pues bajaban (y subían) del agua (Hechos 8:38,39, Mateo 3:16) y debía llevarse a cabo sólo después de que la persona creía y se arrepentía (Marcos 16:16, Hechos 2:38), por lo tanto, no se practicaba en bebés, que no pueden creer ni arrepentirse. Hoy en día hay muchos líderes religiosos que están bajo maldición porque han cambiado el mensaje del evangelio. Hay mucho sincretismo religioso. Se predican cosas que no se apegan al mensaje que se dio originalmente.