Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El viacrucis

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Fecha de festejo, efemérides de convivencia grata y de armonía familiar, el Día de las Madres, para muchas de ellas, hoy es ocasión de luto y desconsuelo por la ausencia de sus hijos desaparecidos al influjo del atosigante clima de violencia que afecta a Sinaloa.

Para cientos, quizá miles de mujeres, el 10 de mayo que debería establecer con amor el vínculo con los hijos, pues es dedicado en su honor, se transforma, sin embargo en un atenazante recuerdo que no las deja disfrutar de tan especial día.

El Día de las Madres se traduce en recuerdos y tristezas, por no saber a ciencia cierta el destino que tuvieron los hijos muy jóvenes la mayoría a los que dieron vida y no terminaron de verlos crecer, pues le fueron arrebatados por fuerzas desconocidas y distintos motivos.

Muchas de ellas han perdido ya la esperanza de recuperarlos vivos, mientras que otras, la guardan muy en su interior, esperando sus regresos que, tal vez, nunca se producirá.

Son los desaparecidos que un día o una noche simplemente no llegaron a sus casas o fueron "levantados", no se sabe si por grupos de delincuentes o las propias autoridades y cuya única certeza que tienen, es que no los han visto desde hace años o meses.

Cientos de madres deambulan ya por dependencias oficiales, ya hurgando en lugares en los que asumen podrían estar vivos o muertos, pero para su desgracia, en ningún lado dan razón de su paradero.

Y a ese viacrucis de las madres de desaparecidos por no saber de sus hijos, se suma la indiferencia, si no es que la indolencia del gobierno por ayudar, no con la idea de encontrarlos con vida, sino al menos saber dónde quedaron, si fuera el caso, sus cuerpos.

Aun cuando a las madres de esos hombres y mujeres cuyo destino, aunque se sospecha cuál es, les resulta incierto, seguramente darían la vida por volverlos a ver este día, lo que sin duda, sería el mejor regalo del Día de las Madres que jamás recibieron.