Opinión

Elogio de la lentitud

MALICIANDO

Por: Martha Alicia González

Sufrimos la Enfermedad del Tiempo creyendo que todo se debe hacer rápido. Intentemos de crecer el ritmo alocado en qué vivimos para no degradarnos nosotros mismos. No dejes que tu agenda te gobierne. Muchas cosas que te planteas ahora son postergables. Prueba y verás. Cuando estés con tu pareja y tus hijos, o con tus amigos, apaga el celular y desconecta el teléfono. Tómate tiempo para comer y beber. Pasa tiempo a solas contigo mismo, en silencio. Escucha tu voz interior. Medita sobre la vida en general. No tengas miedo al silencio. Escucha música con calma y verás que es bellísima. No te quedes frente al televisor porque sí. El trabajo es importante y debemos hacerlo, pero medita y notarás que no es lo más importante de tu vida. Escucha los sueños de la gente que amas, sus miedos, sus alegrías, sus fracasos, sus fantasías y problemas. No creas que tus hijos pueden seguir tu ritmo. Eres tú quien debe desacelerar e ir al ritmo de ellos. Recuerda que la conversación y la compañía silenciosa son los medios de comunicación más antiguos que existen. El virus de la prisa es una epidemia mundial. "Si lo has contraído, trata de curarte."

VÁMONOS MALICIÁNDOLA saludando cariñosamente a la cumpleañera de ayer, nuestra estimada amiga Laura "La Cuata" Peña de Hulse. Recibió cientos de llamadas y buenos deseos de todos quienes la queremos. Por la tardecita departió con un grupo de familiares y amigos en el restaurante de su hijo Gilberto Hulse Peña. ¡Felicidades, señora bonita!

HOY MIERCOLITO septembrino, que ojalá esté asoleado y sin calor, les quiero comentar sobre las ceremonias del Grito de Independencia. La de México, estupendo. Nuestro presidente Enrique Peña Nieto, del brazo de su esposa, Angélica Rivera, apareció en los pasillos del Palacio rumbo al balcón una vez que apuestos cadetes del Colegio Militar le cedieron el mando. Él, guapísimo. Ella, preciosa enfundada en una falda negra y blusa rosa mexicano. A punto estuve de apostar a que iba a ir vestida de blanco, pues el año pasado fue de verde. Que bueno que no lo hice, hubiera perdido, je, je, je, je. A Dios gracias, las ceremonias del Grito tanto en Culiacán como en el puerto no tuvieron que suspenderse gracias a que Tláloc se portó generoso y mandó el agua para otro lado. Por cierto, nos solidarizamos con nuestros hermanos de Los Cabos, San José y La Paz que sufrieron el embate del huracán Odile. Y apenas se está disolviendo y ya amenaza Polo en el Pacífico. ¡Qué solicitados, eh! Pero la Virgencita de La Puntilla no los dejará llegar.

EN CULIACÁN, el señor gobernador hasta ronco se quedó de tan fuerte que gritó "¡Viva México!". Además de los funcionarios de Gobierno, estuvo acompañado de su esposa, Sofía, e hijos. La explanada de gobierno estaba hasta el tope de gente. ¡Ya si no, eh! Los Tucanes fueron el número principal musicalmente hablando.

EN EL PUERTO , donde también hace aire, el ingeniero Carlos Felton González salió airoso de su primera prueba, y seguro y decidido también gritó a todo pulmón, "¡Viva México!". Atrasito de él, su esposa, Sylvia, emocionada guardaba su distancia. En el salón de cabildo divisamos a través de las cámaras de TV a varios funcionarios y amigos, como el arquitecto Enrique González Güereña, Emilio y Mabel De la Fuente, y otros más....

NOS VEMOS mañana. Pórtense bien, que en eso estamos. Ciao. MALICIA.