Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Emoción y drama

EL RINCÓN BEISBOLERO

Albricias. Habrá que agradecerle a los cuatro equipos en competencia el tono de emoción y drama que le aportaron a los playoffs de la Liga Mexicana del Pacífico. Merced a los trabajos de los bullpens de Mayos y Algodoneros, se tuvieron sendos juegos para traer a la mano la sublingual.

Los Mayos rescatando un valioso tercer triunfo que les garantiza un séptimo encuentro ante los Cañeros de Los Mochis y los Algodoneros evadiendo la eliminación y obligando a que haya un sexto choque frente a los Naranjeros de Hermosillo.

Las cosas están a punto de turrón: Mochis y Guasave están en riesgo de quedar fuera y además de estar obligados al triunfo, tratar de mejorar su promedio de carreras por aquello de irse a criterios de desempate. Llegan a los juegos de hoy con 95.45 para los verdes, 71.43 para los albiazules.

Bajo esa lógica, Mayos y Naranjeros son los favoritos, esencialmente por ser locales. Los cuadros sinaloenses no son precisamente los mejores en condición de visitantes.

Pero, ¡cuidado!, no vaya a ser que dicha lógica sea raspada de fea manera por aquello del exceso de confianza ("tenemos un séptimo juego") o por no saber manejar la presión de juegos que resultan clave. Van Mayos y Naranjeros contra dos equipos que podrían actuar animados por el célebre "nada qué perder".

Son playoffs, se ha visto cada cosa…

Karma. Juan Salvador Delgadillo ha lanzado un total de trece entradas de cuatro carreras contra Naranjeros y ha ponchado a trece. Dos juegos y no ha ganado ninguno, aún dejándolos ganado. Su bullpen ha lanzado en esos juegos cinco entradas de siete carreras, ahí está la razón.

Los Algodoneros van a necesitar mucho más que eso si es que quieren mantenerse con vida, sobre todo, ahora que en Hermosillo se le puso el dilema a su mánager Juan Navarrete de qué lanzador utilizar el miércoles, habiendo "quemado" a James Avery el lunes.

¿Acaso Jeff Bennett con tres días de descanso?

Suena razonable para cinco, máximo seis entradas. Después a persignarse.

Y por su lado, Naranjeros a no creerse ya adentro de los playoffs y ver con desdén al rival. No aplica ni estando en casa. No se crea que su pitcheo abridor es de excelencia y la ofensiva contraria ya mostró algo de "hambre".

Contenidos. Suele pasar que aquel que en rol regular brilló intensamente, se apague en playoff, justo a la hora que menos se necesita.

Brian Burgamy, de Cañeros y el candidato más serio para el premio de Más Valioso, bateando apenas para .111 en la serie contra de Navojoa. Apenas dos hits en 18 turnos al bat.

Tal vez no se ha sentido por las actuaciones de Fox, Orantes y Gamboa, entre otros, pero se extraña su peso en los ataques verdes.

Viene un juego que puede ser clave y ante la falta de contundencia del pitcheo, nada mejor que la explosión del bateo. Ahí es donde debería aparecer Burgamy, que no se de el lujo de pasar de estrella del show a "chivo expiatorio".

Cierto mérito del pitcheo de la tribu que en lo general, lo ha hecho bien, sobreponiéndose a la importante ausencia de Héctor Velázquez, uno de los mejores lanzadores en la temporada regular.

Descanso. Los Águilas de Mexicali iniciaron el lunes un descanso forzado de cinco días, luego de haber eliminado a los Tomateros de Culiacán en cuatro juegos. Regresa el sempiterno debate de si afecta o no un reposo tan largo.

Mánager y cuerpo técnico dirán que no, que los juegos simulados, que las prácticas y que los ojos sevillanos. Nadie sabe, nadie supo.

Pero por sí o por no, más vale mantenerse en activo y no perder el enfoque. Eso lo sabremos en semifinales.