Selecciona tu región
Opinión

En Topo y El Carrizo puede existir competencia entre los aspirantes a síndicos

El Ingenio

Por El Ingenio

-
audima

Deslucido. Las malas señales siguieron para Roxana Rubio Valdez. Después de la forma en que triunfó, por lo que se sabe ni siquiera rindió protesta como nueva presidenta del Partido Acción Nacional en Sinaloa, sino que solo tomó posesión antier. Para el simbolismo político la escena pesa aunque con la posesión es más que suficiente para tomar el control de ese instituto político, que es lo que realmente quieren para apoderarse de las candidaturas de mayoría relativa, pero sobre todo de las pluris. Al tomar posesión del cargo, Rubio Valdez mejoró su mensaje de unidad y de que el partido necesita de todos, lo que algunos ya la ven muy difícil por la actitud que asumió después de las votaciones internas. Quizás por las condiciones que existen en el PAN no vino un “peso pesado” del Comité Ejecutivo Nacional a tomarle la protesta. Dicen que el que se fue, Juan Carlos Estrada, de milagro se presentó a entregarle.

Deslinde. El líder social César del Pardo perdió un bastión de “lucha”. Los precaristas de La Guamuchilera, quienes tienen un predio en posesión rumbo al ejido 20 de Noviembre, se deslindaron de él porque argumentaron que no aporta nada, que lo único que hace es fomentar el divisionismo. El deslinde es total. Esto fue mediante votación en la reunión de los precaristas. Incluso, una comisión de estos va a pedir audiencia con el alcalde Gerardo Vargas Landeros para notificarle el acuerdo.

Efervescencia. Algunos observan que de las siete sindicaturas, en dos se puede dar la competencia aun si el PRI no logra sacar candidatos. Una es la de Topolobampo por el encontronazo que ya se está dando entre las fuerzas que apoyan a Herminio Balderrama y Ulises Pinzón, y la otra es la de El Carrizo, donde la pugna está entre Sandra Leyva, quien trae el respaldo de la maquinaria oficialista y el sector cenecista, y Georgina Lozano que se dice la “candidata del pueblo”. Isidro Alcaraz, apoyado por la maestra de la UAS, Jael Vázquez, es de los “cartuchos quemados”. Ya se la ha jugado y no la ha hecho. En las otras sindicaturas algunos no ven que haya “gallos jugados” como para pelearle la plaza a los que traen “la bendición”. Por ejemplo, María de Jesús Castro, en la Central; Santiago García, en la Villa de Ahome; Ramón Urías, en Higuera de Zaragoza, no tienen a alguien de cuidado enfrente salvo que el PRI salga con unos.  

Aceleres. El ambiente se calentó en El Fuerte para la designación de los síndicos. Por lo pronto ya se mencionan a algunos. Por ejemplo, en Mochicahui están Emeterio “Tellito” Castro y José Alberto Ruiz, el Bucho, pero la regidora morenista Sandra Ham impulsa a su prima, Lío Ham Torres. En Tetaroba, Miguel Espinoza, el Pollo, y Chinobampo, Fabián Ruelas. Uno y otro son propuestos por el regidor José María “Chema” Flores. En San Blas, los morenistas tienen dos cartas: la expriista y expasista Juliana Álvarez Vega y Guillermo Rentería Vega, el Popoy. Ya a algunos se les hace extraño que el alcalde Gildardo Leyva y los regidores no expidan la convocatoria. ¿Qué esperan?

La línea. Lo que sí hicieron es una sesión de Cabildo para aprobar la contrarreforma que hicieron los diputados locales de echar atrás la reducción de 40 a 30 los legisladores en Sinaloa. O sea, la misma práctica del pasado de irse a la cargada. La política de la línea, de levantamanos, no se desterró en la época de la Cuarta Transformación. El argumento que usó el alcalde de El Fuerte, Gildardo Leyva, es el mismo que utilizaron los diputados que ven que si se reduce a 30 muchos sinaloenses se van a quedar sin representación. Ni la burla perdonan.

Síguenos en