Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

En cuerpo y alma

En su cuarto largometraje, Makoto Shinkai (1973, Nagano) entrega la película sorpresa de tan nefasto verano cinematográfico.

Y digo sorpresa, no solo porque su película animada: “Tu Nombre” (2016, Japón) se sienta como un fresco y necesario trago de agua en medio de este caluroso y desastroso desierto de estrenos comerciales memorables; sino porque su distribuidora nacional permitió que la tengamos ya por dos semanas en cartelera. Y además, con funciones en su idioma original. Mitsuha (voz de Mone Kamishiraishi) vive en un calmado pueblito japonés llamado Itomori. En dicho pueblo ella, aún con la compañía de su amiga del alma y su familia, simplemente siente que no encaja y eso la pone triste. Por su parte Taki (voz de Ryûnosuke Kamiki), también adolescente, vive en Tokio y pasa sus días explorando su interés por la arquitectura, planeando su futuro, y trabajando en un restaurante como mesero. 

Tomándose su tiempo, Shinkai desarrolla una enrevesada y a la vez entrañable historia que, sí, en sus primeros cuarenta y tantos minutos podríamos pensar que ya hemos visto muchas veces; pero que conforme va llegando al final de su segundo acto, cambia sus colores, sus texturas y hasta sus intereses para así entregarnos como final todo un caleidoscopio de emociones e ideas que, la verdad, apasiona y sorprende en partes iguales.

Todo porque, sin que medie alguna explicación más que el avistamiento de un cometa, resulta que hay días en los que Mitsuha y Taki despiertan y se dan cuenta que han intercambiado cuerpos. Así Mitsuha deberá pasar un día en el cuerpo de Taki en el caótico Tokio, mientras que Taki despierta en el cuerpo de Mitsuha en el pasivo pueblito de Itomori. Sin perder el tiempo, ambos jovencitos pasan de la sorpresa a una divertida sucesión de eventos provocados por dicho cambio de cuerpos. Y es ahí donde vemos el pulso de Shinkai para desplegar los temas que le importan: desde los matices tras el sentimiento de pérdida, a la noción de qué es el tiempo y por qué nos importa tanto; demás de sopesar qué papel juegan ambos en eso que llamamos memoria. 

Porque “Tu Nombre” es más que una comedia sobre cambios de cuerpo entre un chico y una chica. Resulta más un pretexto por parte del llamado “nuevo Miyazaki” (algo injusto, por cierto) para reflexionar sobre eso: la memoria. Y también sobre qué tanto nos importa todo eso que cargamos en nuestros cuerpos y en nuestra alma diariamente. 

Sí, eso que además de nuestros nombres, es lo que nos identifica y define.