Selecciona tu región
Opinión

En el mundo del yo y lo mío donde todo es un problema

SIETE ALMAS

Por Fidel Reyes López

-

Hola que tengas un extraordinario día. 

¿Cómo estás? Espero que estés muy bien, te deseo lo mejor, un abrazo para ti y todos tus seres queridos ¡Éxito siempre! 

Quiero compartirte una reflexión: Un gesto amable puede alcanzar una herida que solo la compasión puede curar. (Steve Maraboli).

Deseo ser feliz y dejar de sufrir, pero en el mundo del YO donde sino se obtiene lo que se piensa o si se logra, no se quiere perder, solo se encuentran pequeños momentos de placer y no de felicidad permanente, gracias a las perturbaciones mentales, donde el EGO y la identidad, dirige parte de la vida; es decir, que solo lo que hacemos es extremadamente importante. Decía un maestro en Tailandia, que tenemos una mente estúpida que controla con ilusión la verdadera realidad y al no ser disciplinada, nos provoca sufrimiento y el EGO nos impide disfrutar de cada momento. 

Entonces el problema del YO con el EGO, donde se quiere dejar de sufrir y ser felices, buscamos la felicidad momentánea del placer, donde solo se satisface un momento en mis perturbaciones mentales.  

La enseñanza de la compasión 

En Asia, hay una enseñanza que se transfiere de alumno a maestro, de maestro alumno hasta llegar a nuestros días, que lo resumen en una estrofa “ofrecer la derrota y dar nuestras virtudes a otros, nos iluminará el camino de felicidad perdurable” para eso se debe de desarrollar la compasión y la estima a los demás.  

¿Cuál es nuestro propósito? Tomar conciencia de las creencias que nos limitan y que nos hacen “egoístas” dejando a un lado esa estimación propia por la de todos los seres sintientes en dos aspectos:  

La compasión con uno mismo 

La compasión empieza entendiendo nuestro sufrimiento como seres humanos y observar en el a través de la meditación que nos hace ver la realidad de nuestro actuar, tomando conciencia de las creencias que nos limitan y que nos hacen “egoístas”. 

El comprender que en esta vida no hay perfección y que, a pesar de nuestras intenciones de lograrlo, nos convertimos en personas obsesionadas generando sufrimiento en nuestro corazón, provocando en otros lo mismo; después nos reclamamos con una fiereza y un coraje hacia nosotros mismos por no haber cumplido la exigencia del YO y el EGO. 

La compasión a los demás 

Tener compasión con otros, inicia en nosotros ya que, si entendemos el sufrimiento personal, podemos observarlo en otras personas, comprendiendo la situación que está pasando, tratando de ayudar y ser compasivos en su sentir. Al final la empatía por el otro es inevitable. 

La reflexión final. 

En el mundo del YO y lo mío donde todo es un problema, si damos espacio a la empatía por nosotros, surge nuestra compasión a los demás, a partir de ese instante podemos caminar a una iluminación y una felicidad perdurable como decía mi maestro y guía espiritual. 

Espero haber podido comunicarlo de la mejor forma posible y poner en práctica la estimación a otros y cuando vea su sufrimiento recordar los propios y ser consciente de humanidad e imperfección, buscando mi compasión y felicidad de todos. 

Te agradezco por leerme y por despertar en mis  ganas de comunicar algunas cosas que he aprendido en Asia a través de mis viajes y experiencia propia. 

Leer más: La medicina basada en evidencias

Eternamente gracias. 

Soy Fidel Reyes y me gustaría contactarte y compartir contigo algunas cosas que me hacen reflexionar y mejorar cada día. Mándame un WhatsApp 6677519196. Y tal vez podamos compartir estas reflexiones que nos ayudan a evolucionar y transformarnos mutuamente. Gracias. 

Síguenos en