Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

En el ojo del huracán

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

El reclamo por justicia ante el proditorio, cuanto insensato crimen de la activista social Sandra Luz Hernández en Culiacán, alcanzó niveles internacionales de parte de importantes organismos mundiales de la defensa de los derechos humanos, generando una ola de indignación por los grados de impunidad con los que se atenta en contra de luchadores sociales.

A la petición enérgica que plantea la oficina Central de Amnistía Internacional con sede en Londres Inglaterra, por una justicia pronta y expedita, se sumó la de otra similar, denominada Front Line Defenders cuya operación central se desprende de Alemania.

Pero más allá del reproche genérico que hacen, las organizaciones citadas que critican los niveles de violencia e impunidad que campean en Sinaloa, al tiempo de manifestar por ello su preocupación, demandan específicamente del gobierno de Mario López Valdez, el rápido esclarecimiento del execrable asesinato que ha sacudido la conciencia cívica de los sinaloenses.

Ambas entidades, cuya función específica es velar por el respeto a los derechos humanos en el mundo, condenaron severamente el absurdo homicidio de la dirigente social, cuyo único pecado fue el reclamar la aparición de su hijo que hace dos años habría sido "levantado" por un grupo de desconocidos y que, hasta el día de su muerte, mantenía el mismo estatus.

Front Line Defenders externa su reclamo, dado que el crimen de la luchadora social Sandra Luz Hernández, más que estar relacionado con el imperio de ingobernabilidad que se asentó en Sinaloa, se liga a su incansable trabajo pacífico en contra de la impunidad y el derecho que tenía de pedir justicia para las víctimas de desapariciones forzadas, como fue el caso de su hijo.

Ahora bien, las características del homicidio de la señora Hernández puso en la mira de las organizaciones de defensa de los derechos humanos al gobierno de Mario López Valdez que, en función de eso, tendrá que enfocar todos sus esfuerzos para aplicar la justicia que se pide.

Si todo lo anterior, después de los reclamos locales, no son suficientes para sensibilizar al gobierno sobre la necesidad de que se eficientice la aplicación de la justicia, la verdad, ya no se sabe qué mas se podrá hacer para que regrese la paz a Sinaloa.