Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

En los distritos de Culiacán la mano de exgobernadores

SOBRE EL CAMINO...

Ahora como nunca los culiacanenses experimentan una desbocada competencia por las dos diputaciones federales, para cuyas posiciones se habla de cuando menos 20 aspirantes, cantidad de nombres que hasta hace difícil recordar en un ejercicio de memoria. Y miren ustedes, es tan grande la bola y el ruido que hacen, que a ellos mismos se les dificulta mencionar el nombre de pila de todos los que están apuntados a impulsos de renombrados padrinos políticos.

Los exgobernadores Francisco Labastida Ochoa, Juan S. Millán y Jesús Alberto Aguilar Padilla, con actividad política vigente y en consecuencia con influencias para opinar acerca de los nombres que figuran en la lista de las candidaturas a diputados federales, de ninguna manera se quedarían con las ganas de empujar propuestas y ya lo hacen por sus favoritos, de ahí que entre los aspirantes a los distritos de Culiacán no son ajenos los nombres de Francisco Labastida Gómez, Juan Ernesto Millán, Sandra Luz Lara Díaz y Rosa Elena Millán Bueno.

Los aspirantes de estrella completa y media estrella se concentran en la capital del estado, de ahí que la cantidad se aproxima a los 20 en tan sólo dos distritos que conforman la demarcación electoral del municipio de Culiacán, a cuyos nombres arriba expuestos se suman los de Aarón Rivas Loaiza, Cenovio Ruiz Zazueta, Érika Sánchez Martínez, actual líder de la Organización de Mujeres Priistas en Sinaloa, lista en la que se incluye a los diputados locales Manuel Osuna Lizárraga y Óscar Valdez López.

Las influencias y los mandos del tricolor que tienen que ver en la opinión sobre la selección de candidatos, aunque en lo público lo nieguen hasta el cansancio, desde ahora miden fuerzas en sus in- tentos por colocar mensajeros políticos en la Cámara de Diputados. Ésta es una práctica imparable en el ejercicio de la política, de otra manera no tendrían sentido de pertenencia las diversas co- rrientes que mueven a la militancia, y la mano de los exgobernadores no deja mentir sobre esa injerencia.

La competencia en la capital del estado por las dos diputaciones federales que tienen asignadas en los distritos 5 y 7 se ha convertido en un remolino político de grandes dimensiones, pues políticos de peso y de influencia como los exgobernadores antes mencionados es sólo la punta de otras muchas opiniones que provienen de altos niveles de la política nacional, en cuya burbuja de poder se incluye obviamente a la dirigencia del Comité Ejecutivo Nacional a cargo de César Camacho Quiroz.

GOTITAS DE AGUA. A Juan S. Millán le gustaría que su hijo Juan Ernesto resulte el candidato por uno de los dos distritos de Culiacán, y el exgobernante usa desde ahora toda su fuerza política para hacer realidad el sueño de su vástago, como igual lo hace Francisco Labastida a favor de su hijo del mismo nombre, quien por cierto juega un rol de suma importancia como titular de Proyectos Estratégicos del Gobierno del Estado, desde cuya dependencia se detona la industrialización de Sinaloa con la magna obra del gasoducto, construcción ya puesta en marcha. En el caso de Jesús Aguilar Padilla, sus opiniones irían a favor de Cenovio Ruiz Zazueta, Sandra Luz Lara Díaz y Rosa Elena Millán Bueno, hablando propiamente de los distritos culichis, pero a diferencia de sus ho- mólogos exgobernadores, él mismo tiene aspiraciones a una di- putación federal por la vía plurinominal. Su vigencia política se lo permite, no así a Juan y a Francisco, cuya jubilación laboral los saca de la jugada...En relación de diputaciones pluris, que por cierto le tocarían cuando mucho dos a Sinaloa, la única que tiene garantizada la posición es Martha Sofía Tamayo.

[email protected]