Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿En manos de quién estamos?

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Ahora resulta que los seis agentes de policía que fueron suspendidos tras confirmarse que fueron ellos quienes dispararon al aire para disuadir a los participantes de la polémica marcha a favor de Joaquín "El Chapo" Guzmán, siguen percibiendo el sueldo como si nada hubiera pasado, esto, según el secretario de Seguridad Pública en la entidad, "para evitar problemas legales en caso de no aportar los elementos que los hagan consecutivos de delito".

Con estas declaraciones de Genaro García Castro sólo se confirman dos cosas, que posiblemente se estén poniendo el huarache antes de espinarse ante la amplia posibilidad de que la suspensión de los policías sea sólo mera "pantalla" que no tendrá más repercusión que eso, que sólo es cuestión de días para que retornen de nuevo a sus labores de vigilancia sin ninguna repercusión legal, y, la otra, que poco le importa a las autoridades el riesgo que esos disparos al aire representaron, no sólo para los participantes de la marcha, sino para las decenas de ciudadanos que caminaban por ese lugar el día de los hechos, quienes pudieron haber recibido una bala perdida.

Ciertamente no sorprende la postura de la Secretaría de Seguridad Pública, pues si en su momento se rehusaron a castigar a los policías ministeriales que balearon a un grupo de niños y adolescentes futbolistas en Bamoa Pueblo, Guasave, qué se puede esperar después de unos "simples disparos" al aire.

Este tipo de posturas de quienes se supone están para salvaguardar la integridad de los sinaloenses no hace más que indignar a la sociedad, quien por cierto, lo menos que espera es un castigo para quienes realmente lo merecen, pues tolerar conductas de este tipo vulneran cualquier sentimiento de seguridad y empañan aún más la ya deteriorada imagen de las corporaciones policiacas.

Es verdad que el proceso de investigación aún no termina y que quizá la autoridad tenga razón en tratar de evitar un problema legal suspendiendo sueldos a los policías, pero de lo que no hay duda, es que al final se sabrá en manos de quién estamos.