Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Enemigo público No. 1

GUASAVE

Los "gazolinazos" que inauguró el gobierno panista de Felipe Calderón y que su sucesor Enrique Peña Nieto mantiene en mayor porcentaje mensual, se han convertido, por sus efectos multiplicadores, en "enemigo público No. 1" de la economía popular.

Ayer se produjo por lo que a este régimen priista corresponde el 16 incremento de los carburantes, flagelo que no terminará, según amenazó la Secretaría de Hacienda, hasta el 2015.

Mientras el grueso de la población, que es la principal y directamente afectada por la demoledora política de precios de bienes y servicios que ejerce el gobierno priista, cada vez está más irritada.

Si bien es cierto, en Sinaloa los efectos de la brutal campaña recaudadora de Hacienda, que eso y no otra cosa son los aumentos a la gasolina, parece no tener mayores consecuencias en el ánimo ciudadano, las inconformidades crecientes y hay posibilidades de que cobren la factura en tiempos electorales.

Y mire que los aumentos a la gasolina no sólo han incidido en el presupuesto familiar para el que cada día es más difícil acceder a la canasta básica, sino en los hábitos de muchos ciudadanos, amén de otro sectores productivos, como lo es el del transporte público.

Por ejemplo el hecho de que no pocos automovilistas ante lo inaccesible del combustible decidieron cambiar sus carros por vehículos ligeros como la moto o la bicicleta, ocasionando una saturación de ese tipo de transporte que a su vez genera el aumento de índices de accidentes.

En otra arista del problema, de acuerdo con la opinión de transportistas del servicio federal, tienen la sensación que van directo al cierre de sus negocios por efectos de la carestía de la gasolina.

Establecen que a como va el incremento de sus costos de operación, les será imposible sostener el ritmo de gasto para el 2015, que es para cuando el gobierno calcula podrían frenarse el alza al combustible, asumiendo que estuvieran diciendo la verdad, lo que es muy poco probable.