Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Enemigo silencioso

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL
Avatar del

Por: Redacción

La diabetes es un enemigo silencioso que no respeta edad ni sexo, que mata sin distingo de posición social. Esta enfermedad crónica aparece cuando la producción de insulina del páncreas es insuficiente o no la produce, generando reacciones que agravan el organismo del ser humano que la padece.

Esta enfermedad que ha venido expandiéndose con gran velocidad es tomada por quienes la padecen, y principalmente los jóvenes, como algo pasajero y sin importancia, olvidando que está en juego su vida, si no atiende como se debe la buena alimentación y el cuidado de su hogar. Las cifras que se tienen en la región del Évora es que de 3 de cada 10 personas padecen esta silenciosa enfermedad, que ataca cuando quien la padece ya se encuentra en situación de riesgo, y los cuidados deberán ser extremos.

El enemigo avanza, y a quien toma como rehén no le da tregua si es que no obtiene una buena alimentación y un ritmo de vida enmarcado por la actividad física, por lo que no tiene consideración del sexo, la edad, pero sí es prevenible y controlada.

Aunque se pensará que esta enfermedad es de personas adultas y con una marcada obesidad, la realidad que se ha registrado en los últimos años un alarmante incremento que afecta cada vez más niños y jóvenes, quienes la padecen debido a los regímenes alimenticios que no son adecuados, provocando reacción demasiado tardías.

Cuando vemos esta situación podremos preguntar en qué se está fallando en el sistema de salud, y podremos hacer un recorrido mental y nos daremos cuenta que como sociedad tendemos con mayor frecuencia al sedentarismo y al falta de atención en la buena alimentación producto de los ritmos de vida en que estamos viviendo. Por lo que es necesariamente que se haga un alto y se vuelva la mirada atrás para darse cuenta que el arrastre del estilo de vida va llevando a una deficiente atención a la salud.