Opinión

Energéticos: órganos privatizados

Avatar del

Por: Jesús Zambrano

Los organismos autónomos creados tras la reforma energética tienen su razón de ser en la necesidad de contar con entes independientes del poder ejecutivo que sean capaces de tomar decisiones sobre asuntos de alto interés público con la mayor imparcialidad y profesionalismo posibles con el objetivo de fortalecer a Pemex y CFE. Para ello es menester que cuenten con una composición plural, cuyos integrantes no incurran en conflictos de interés.

En días recientes, Peña Nieto envió al Senado de la República sus propuestas de consejeros para integrar los Consejos de Administración de Pemex, de la CFE y del Fondo Mexicano del Petróleo. Preocupantemente, la mayoría de los candidatos (hay excepciones como la del doctor Mario Molina) cuentan con un perfil pro privatizador o una currícula que los vincula al PRI, al PAN o a empresas nacionales y trasnacionales que serían las beneficiarias con la reforma energética privatizadora aprobada por el PRI y el PAN.

Cabe recordar que los nuevos consejeros no sólo opinarían sino también aprobarían los informes de los titulares de las empresas, darían aval a los proyectos y decisiones estratégicas y darían su visto bueno a las políticas y procedimientos para la celebración de operaciones.

Con organismos maniatados, compuestos por personajes dóciles y "cómodos" se anula por completo la necesaria preeminencia del interés general por encima de los intereses empresariales o partidistas. De este modo se desecha la visión de un Estado rector en el sector energético que garantice la seguridad a largo plazo en este campo. Por el contrario, se optó por una visión mercantilista, adversa hacia todo lo público. Pareciera que el objetivo final es debilitar a Pemex y CFE.

Un caso ilustrativo es el de Luis Téllez Kuenzler, quien es propuesto para el Fondo Mexicano del Petróleo, ex secretario de Comunicaciones y Transportes en el gobierno de Calderón, actual presidente de la Bolsa Mexicana de Valores y simultáneamente miembro de la junta de directores de Sempra Energy, compañía multinacional con sede en California.

Otro caso que ha llamado la atención es el de Octavio Francisco Pastrana Pastrana, contemplado para el Consejo de Administración de Pemex, un empresario de origen colombiano, que en Bolivia fue señalado por diputados debido a que su compañía, llamada Chaco, es acusada por defraudación, evasión de impuestos y contrabando. Además, Pastrana trabajó para British Petroleum, empresa que provocó el mayor accidente de los últimos 50 años en el Golfo de México. En adición a lo anterior, Pastrana es accionista de Ictineo Infrastructure, con inversiones en proyectos de infraestructura en México y relacionada con la exploración y producción de petróleo.

Los vínculos empresariales de los futuros consejeros de Pemex y CFE, así como del Fondo Mexicano del Petróleo, es muestra de la pretendida captura de órganos del Estado por intereses políticos del PRI y de las grandes empresas petroleras beneficiarias de la reforma energética de Peña Nieto y el PAN.

Con la convicción de que la reforma energética y su instrumentación no beneficiará al país es por lo que hemos decidido impulsar una consulta popular ejerciendo los derechos que la Constitución nos otorga y que, por tanto, sean los ciudadanos quienes decidan el futuro del sector energético y de nuestro país. Con ello echaremos atrás la captura de los organismos rectores de Pemex y CFE para consolidarlas como las empresas que constituyan la columna vertebral del desarrollo económico de México. Hemos presentado en total más de 4 millones de firmas de personas que exigen ser consultadas. Lo hacemos con el Derecho de nuestra parte y ahora con la autoridad política que como PRD tenemos después de las elecciones internas del pasado domingo 7 de septiembre en las que refrendamos nuestro compromiso con la democracia y con las instituciones de nuestro país.

debate@debate.com.mx