Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Enramada

Hace 3 ó 4 años se hizo un proyecto para rehabilitar la red de agua potable en Costa Azul y Playa Colorada. Aún están a la espera de éste.

Por: Enramada -

Proyecto estancado. Desde hace cuatro años aproximadamente, las autoridades municipales en Angostura conocen el problema que existe en comunidades como Costa Azul y Playa Colorada en cuanto a la red de agua potable. Incluso el gerente de la Jumapaang, Arturo Ávila Atondo, comentó que el proyecto está desde hace años pero ahorita es fundamental hacer un ajuste a los precios, pues en ese entonces todo salía alrededor de 2.1 millones de pesos. Ahora bien, si las autoridades conocen bien el problema antes mencionado, ¿por qué no han gestionado el recurso para dar fin al dilema del abasto de agua a estos poblados? En lugar de estar haciendo festejos millonarios por cualquier cosa, compra de unidades para algunos funcionarios, deberían ahorrar para obras de importancia, mismas que le están exigiendo al presidente municipal porque los angosturenses cada vez están más enfadados de las bromas o ‘cheneladas’ y la ausencia de proyectos que vengan a mejorar el municipio.

A ver si hay lugar. Tras las fiestas de Navidad, en Angostura se recolectaron alrededor de 2.5 toneladas de basura, situación que sería muy similar con los festejos de Año Nuevo, pero en este punto surge un problema y no es precisamente la cantidad de desechos, sino el lugar donde los van a depositar, pues de acuerdo con el director de Obras y Servicios Públicos, Álvaro Camacho Beltrán, el basurón de Alhuey no tiene espacio y aunque asegura que se han hecho trabajos de limpieza y se ha clausurado el lugar, la gente no hace caso y sigue llevando su basura a tirar, lo que empeora la situación. A ver si al recolectar la basura de Año Nuevo no se quedan viendo para todos lados porque no haya un espacio donde dejarla, pues el proyecto de un nuevo basurón ha quedado en pausa.

No han podido contra los piratas. Quienes no han podido contra las afectaciones por la presencia de transporte pirata de personal al campo, son los miembros de la Unión Regional de Autotransportistas de Personal al Campo y Empresas de los municipio de Angostura, Mocorito y Salvador Alvarado, pues a decir de su líder, Óscar Artemio Angulo, no pueden competir con ellos debido a que no tienen gastos como el transporte oficial y terminan perdiendo su utilidad, incluso algunos transportistas han terminado ‘yonkeados’ a consecuencia del transporte pirata. Cada año se presenta esta situación y pareciera que no se hace nada al respecto, pues las revisiones que realiza Vialidad y Transportes, al parecer no los amedrenta o de plano falta mano dura contra ellos.

¿Quién los atiende? Una de las problemáticas que no está muy a la vista, pero existe, es el foco latente de infección o peligros de contraer enfermedades para los que trabajan recolectando plástico, cartón y aluminio, y aunque es una necesidad por cubrir la escasez de empleos, no se ha visto acción por parte de las autoridades municipales encabezadas por el presidente Carlo Mario Ortiz por implementar brigadas de salud o actividades de supervisión para los que trabajan ahí. Sería bueno que el médico municipal, Gilberto Aguilar, se diera una vuelta por el basurón para que, al menos, les de una consulta médica a los pepenadores que día a día trabajan por llevar el sustento económico a sus hogares y están expuestos a diversos tipos de infecciones y enfermedades entre los desechos.