Opinión

ENRAMADA

Por  Enramada -

Reclamo. Ricardo Flores García, presidente de la Pequeña Propiedad en Angostura, al igual que seguramente muchos de sus agremiados, están molestos con el actuar de las autoridades municipales, pues no están de acuerdo en la manera de cómo está la programación de obras que se harán con el dinero procedente del impuesto predial rústico, ya que supuestamente quienes lo generan no son los beneficiados. Flores García está decidido a hablar con la alcaldesa Aglaeé Montoya Martínez para invitarla a que reconsidere hacer una nueva programación, pues ya no quieren solamente raspado de calles ni pequeñas obras, tampoco mejoralitos que no sirven para solucionar las necesidades que tienen las diferentes comunidades, sino que desean tener calles pavimentadas y construcciones de impacto.

Podría ser utilizado. Después de tantos años de permanecer como elefante blanco, el edificio que se construyó pensando en reubicar la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Salvador Alvarado podría ser utilizado para albergar las instalaciones de la Guardia Nacional, pues el alcalde Carlo Mario Ortiz Sánchez solicitó al cuerpo de regidores aprobar la donación para que los elementos de la Guardia Nacional se instalen. Cabe mencionar que a finales del año pasado el presidente municipal habló sobre las intenciones de rehabilitar el edificio, pero para ello se necesitaban recursos debido al mal estado en que se encuentra. Ahora que se pretende utilizarlo, habrá que revisar cuánto se le tendrá que invertir, pues el deterioro ha sido muy grande y nadie se había preocupado por mantenerlo, a pesar de haber sido una inversión fuerte.

Rigurosa revisión. Se aproxima una estricta supervisión de centros de rehabilitación en el estado de Sinaloa, pues se busca que estos se encuentren en buenas condiciones para que puedan prestar el servicio respetando siempre las indicaciones tanto del sector de la salud como de derechos humanos, ya que en otros municipios han sido clausurados algunos de ellos al no cumplir con los criterios. Es por eso que Cristhian Muñoz, delegado de Ceptca, anunció esta revisión que iniciará en septiembre. En Guamúchil hay siete centros registrados y por el momento no se han presentado problemas, pero de no contar con algún requerimiento y no regularizarse en caso de ser necesario, en enero podrían ser clausurados.

Lluvia de quejas. Medidas estrictas anunció el presidente municipal de Salvador Alvarado, Carlo Mario Ortiz Sánchez, para aquellas personas que cierren calles para realizar fiestas, pues es un problema constante en la ciudad de Guamúchil y cada fin de semana se registran entre cuatro y cinco quejas por este motivo. La osadía de la población para llevar a cabo estas acciones ha provocado que ni siquiera se soliciten los permisos necesarios para ello, los cuales se tramitan en al área de Acción Social. Ante el anuncio del alcalde se tendrá que actuar de manera firme si se busca erradicar este tipo de prácticas, tanto con el hecho de cerrar las calles afectando el flujo vehicular, como en los horarios, ya que es un problema muy arraigado y que mucha gente no denuncia o se queja ante las autoridades por miedo a represalias.