Selecciona tu región
Opinión

Enramada

Por Enramada -

-

Un pequeño error. Un gran trabajo deberán de emprender el Ayuntamiento y el Órgano Interno de Control, a cargo de Julio César Barrón Prado, luego que el gerente de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Salvador Alvarado, Enrique Román Cruz Gastélum, ha hecho la aclaratoria pertinente del retraso con la obra del colector Militar, por la calle Gabriel Leyva. La exalcaldesa de Salvador Alvarado, Pier Angely Camacho Montoya, dio arranque a la obra el pasado mes de septiembre con una inversión de 3 millones de pesos, y se consideraba que en 90 días podría estar concluido, periodo que vence en cinco días, sin embargo, el retraso de la constructora es evidente, tanto, que fue necesaria la intervención del nuevo gerente, quien tras una charla se determinó una falla en la mala colocación de la tubería, por lo que se prevé que se tarde un tiempo más, sin embargo, habla de aumentar más la inversión, situación que sin duda aquí deberá dialogar muy bien, porque el error ha sido de la constructora no del municipio, y este error no tiene por qué caer en las arcas municipales.

Todos como en la escuelita. Así es como se ven los regidores del Ayuntamiento de Angostura, dirigidos por “El Profe Mayke”, y es que en la sesión de Cabildo pasada pareciera que no se han permitido realizar la lectura de la Ley Municipal ni la Norma de Procedimientos, debido a que no hay solicitud de la palabra, se escucha a quien levanta un poco más la voz y sin orden adecuado. Incluso la síndica procuradora, Adriana Elizabeth Sánchez Espinoza, preguntaba qué hacía con las solicitudes de apoyo de los ciudadanos que había recibido, si las hacía presente en la sesión de Cabildo en la parte de asuntos generales, o de plano las presentaba ante los funcionarios involucrados en los temas que se requiere hacer gestión, situación que pasaba con el resto de los regidores, quienes después de una duda, siempre se afirmaban: para eso estamos, para aprender y ayudarnos.

De baja. La síndica procuradora del Ayuntamiento de Salvador Alvarado, Martha Olivia González Montoya, solicitó ayer ante Cabildo la baja de 50 chalecos balísticos ya caducos, de la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, que se encuentran en una de las bodegas. Y es que para entender este tema hay que regresar a una de las sesiones de Cabildo realizada en octubre, en la pasada Administración, donde se hizo público que durante años habían estado sin dar de baja 90 chalecos, que fueron localizados en una bodega, porque ninguna Administración lo registró en inventario para que se realizara el trámite y se destruyeran. Pero ayer la solicitud de la síndica procuradora no fue aprobada y se turnó a las comisiones mixtas de Seguridad Pública y Gobernación, a petición del regidor Marco Antonio López González, que dijo que se necesita la revisión para darle el procedimiento adecuado. Lo que no se explicó fue por qué se solicitó la baja de 50 chalecos solamente de los 90 que fueron presentados por la síndica procuradora saliente.

No hay por dónde. Sin encontrar la luz del día es como están las diferentes autoridades del municipio de Angostura, en especial el director de Ecología, Abelino Angulo Angulo, con los constantes incendios que se han registrado en Patolandia, pues por más llamado a la conciencia en los daños que provocan, los ciudadanos no hacen caso, lo lamentable es que no es un problema de ahora, sino desde ya hace mucho tiempo, sin poderse poner fin y ser un cuento de nunca acabar, y ni por más acciones que han hecho se ha tenido respuesta favorable, por lo que tendrán que poner muy dura la mano y empezar a actuar el triple de lo que hacían si quieren que no acaben con las especies y la ciudadanía empiece a crear conciencia de lo que está haciendo, si no, de lo contrario van a seguir en las mismas y en un abrir y cerrar de ojos van a acabar con tan importante zona, donde habitan muchos animales que son importantes para el municipio costero.

Síguenos en
Más sobre este tema