Selecciona tu región
Opinión

Nueva administración de Salvador Alvarado es la de la pala, el güingo y la escoba

ENRAMADA 

Por Enramada -

-
audima

Con el güingo y la pala. El Gobierno Municipal de Salvador Alvarado, que encabeza Armando Camacho Aguilar, se ha vuelto un Gobierno de la pala, el güingo y la escoba, y es que no ha de negar que llegar a cerrar el último trimestre del año y arrancar una Administración se llega con unas arcas municipales semivacías, con más pendientes de pagos por fin de año a trabajadores tanto de aguinaldos como sueldos, y así como el cierre y el pago a proveedores, más de pendiente de liquidación a otro tanto de los trabajadores. Situación que más que compromiso y acciones de obra ha llevado a Armando, sus funcionarios y empleados municipales a salir a barrer, limpiar y remozar algunas áreas, accesos a colonias y jardines de la ciudad. Mientras llega el cierre del año y el recurso del presupuesto del año que les permita emprender acciones de beneficio social, por lo tanto, a barrer y reparar lo poco que se pueda.

El conflicto. La tarde del lunes algo incomodó a los verbeneros instalados en la plazuela Pedro Infante Cruz y a las autoridades municipales, pues tras la visita del presidente municipal Armando Camacho, que realizó un recorrido y platicó con ellos, se le vio después al oficial mayor, Martín Camacho Figueroa, y a Hugo Miranda recorrer los puestos y preguntar cómo les iba. El asunto que se logró ventilar es que el alcalde les pidió que cumplieran con el compromiso de poner las luces navideñas en la plazuela, pero el problema interno surgió en los grupos, uno que pertenece a la CNOP y el otro a la CTM, luego que los que se dicen pagar más por el uso de piso se rehusaban a la cooperacha para las luces navideñas, tanta fue la revuelta de quién las pone o no, que los llevó a reunirse muy noche ahí mismo, en donde por más comentarios, no lograron concretar ninguna respuesta, sin embargo, está pendiente en resolver la petición que les hiciera el alcalde y que fue un compromiso para su instalación.

A paso de tortuga. Con gran lentitud trabaja el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que encabeza Servando Rojo, en el caso del rescate de La Casona de La Esperanza, en el municipio de Angostura. Desde hace algunos años un grupo de ciudadanos se lanzó en el rescate y mantenimiento de este lugar, por lo cual solicitaron la ayuda al organismo adecuado, pero de esto no se ha podido concretar ninguna ayuda económica para mantener el lugar, al contrario, son los lugareños quienes mediante rifas y kermeses se han hecho de recursos que les permita el mantenimiento. El presidente de la Fundación para la Cultura y Medio Ambiente, Juan Leonel Llanes Ocaño, no ha bajado la guardia y sigue tocando puertas, en la espera de que sean atendidos por este tema.

Lo mismo de siempre. A un mes del arranque del nuevo Gobierno Municipal de Mocorito ya se dejó huella, pero de lo mismo de siempre en el combate a la violencia contra las mujeres. Y es que recientemente se realizó una marcha convocada por el Instituto Municipal de las Mujeres y que fue encabezada por la alcaldesa María Elizalde, en el marco de los 16 Días de Activismo de la  campaña “Únete para ponerle fin a la violencia contra las mujeres”. Si bien las acciones de visibilización y conscientización del problema son importantes, la realidad es que se requieren acciones de impacto coordinadas. Las funcionarias y autoridades están replicando la misma línea de acción, que son actos protocolarios. Si en verdad se tiene el compromiso de reducir los índices de violencia a la mujer en el municipio, se requieren estrategias concretas y diferentes a lo que desde antaño se ha venido realizando. Seguramente en el corto plazo se verán los resultados, si no, seguirán siendo acciones. 

Síguenos en