Opinión

Tiempo del recuerdo

TIEMPO DE BEISBOL

Por  Enrique Kerlegand

Jornadas sobresalientes del 25 de junio de 1966, Andrés Ayón lanzó sin hit ni carrera en nueve entradas, ganando los Pericos de Puebla a los Charros de Jalisco por 7-0. En tanto que en esta misma fecha, pero del año 1983, con los Saraperos de Saltillo, Jack Pierce, Donald Ray Cosey y Leo Clayton dieron cuadrangulares consecutivos en la quinta entrada contra los Leones de Yucatán.

= = = = = = =

Ahora que la LMB está por celebrar otro año más de existencia, vale la pena recordar acontecimientos como publicó la revista Hit en julio de 1965, que los Alijadores de Tampico y el Unión Laguna estaban por regresar a la LMB. Sin embargo, fue hasta 1971 que estas franquicias regresaron, fue cuando se aceptaron más franquicias creando las zonas Norte y Sur. También desde 1965 se decía que el circuito quería aumentar la presencia de equipos, aunque no se mencionaba que volver al sistema de postemporada.

De hecho en 1966 se programó a dos vueltas, con ocho equipos, lo único resultó que los Tigres ganaran la primera, y los Diablos Rojos de México, la segunda. Ambos se enfrentaron en una serie final que fue un fracaso. Se prestó a malas interpretaciones y terminó por programarse a rol corrido nuevamente en 1967.

Entonces se pensaba que tener ocho equipos ya era un poco complicado, que la Liga Central no era suficiente para producir jugadores de calidad, que equipos como Reynosa y Poza Rica necesitaban reforzarse mejor, a no ser que los equipos fuertes les vendieran jugadores de calidad para equilibrar los rosters. Eso se manejaba por 1965, exactamente lo que tanto defendió ahora la LMP hasta antes de que casi los obligaran a aumentar a 10 los equipos para la temporada invernal. Nos referimos a lo ahora acordado con el regreso de los Algodoneros de Guasave y el debut que será con la presencia de los Sultanes de Monterrey.

Aquellos años del cambio y la de aumentar a más equipos en la LMB. En los 70 se llegaron a tener 16 franquicias y hasta 20 en 1979. Siempre tuvimos la impresión de que los jugadores y los aficionados pensaron que tener un equipo en la LMB era un gran negocio. 

Tanto así que por eso explotó el cohete en 1980. La LMB se sostiene actualmente porque se abrieron las puertas a los jugadores de doble nacionalidad y se aumentaron los extranjeros por equipo. Aun así no se estabiliza la liga, alimentar 16 bullpens no es cosa fácil. Sobre todo porque los juegos se deciden en los últimos innings, los abridores son de 5 o 6 entradas ya con un máximo esfuerzo. 

Es cuando entran para hacer lo suyo los hombres del bullpen. Ahí está la clave del asunto.

Estos son los pedazos de la historia de la LMB. Nos tocó vivirlo, estar muy cerca de los acontecimientos en donde los directivos, como ahora, tenían la última palabra. Ni hablar ellos exponían su dinero.