Selecciona tu región
Opinión

El periodismo bajo ataque

DE MI PUÑO Y LETRA

Por Enrique Quiñonez

-
audima

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos.- Charles Dickens
En épocas como la que vivimos actualmente en México, donde los tintes del autoritarismo son evidentes, donde el partido en el poder está sometido a una sola voluntad y los partidos rivales han sido cómplices o doblegados, el periodismo ha surgido como una fuerza opositora para equilibrar y frenar el abuso del poder. Gracias a esfuerzos periodísticos, se han destapado los casos de corrupción más sonados en la última década, tales como la Casa Blanca de Peña Nieto o los contratos adjudicados a Felipa Obrador, prima del presidente Andrés Manuel. 
No es posible concebir una nación democrática y evolucionada sin la aportación del periodismo a la sociedad. A pesar de ello, en México la práctica del oficio se ha convertido en un verdadero riesgo. Nuestra nación se encuentra considerada como una de las más peligrosas para ejercer la profesión, y a ello le podemos sumar las pobres prestaciones laborales y la nula seguridad jurídica y personal. 
Sumado a todos los obstáculos para tener una prensa libre y democrática, el presidente Andrés Manuel ha embestido un hostigamiento constante a los medios de comunicación que critiquen o expongan a su Administración, al absurdo raya cuando vemos que dedica un espacio de su conferencia matutina para discutir y contradecir la cobertura que se hace sobre sus acciones de Gobierno cuando esta no le satisface. 
El punto de quiebre se refleja cuando vivimos un clima de violencia histórico contra la prensa. Los asesinatos de periodistas durante el Gobierno de AMLO superan ya, apenas en la mitad de su sexenio, los cometidos en las Administraciones de Calderón y Peña Nieto y donde se arrojan cifras de impunidad que superan el 90 por ciento y donde casi la mitad de estos crímenes cometidos están vinculados a servidores públicos. Para poner un ejemplo, esta semana fue asesinada Lourdes Maldonado, periodista mexicana que durante una conferencia matutina pidió apoyo al presidente, a quien le expuso que temía por su vida, sin embargo, a pesar de la solicitud, las balas del crimen, la corrupción y la indiferencia la alcanzaron, arrancándole la vida. 
El presidente se engaña cuando cree y afirma que todos los que están en contra de su Proyecto de Gobierno están en contra del progreso y desarrollo de nuestra nación. El papel histórico de los medios de comunicación tiene que ser siempre de opositor del poder, la labor es la de la investigación, el cuestionamiento, la constante curiosidad para encontrar y exponer los abusos y excesos. Coartar la libertad de la prensa es quitar un arma poderosa a la ciudadanía. El presidente está obligado a dejar de ver enemigos en su cabeza y empezar a verlos en la realidad de la actualidad mexicana, donde se están asesinando periodistas, mujeres, activistas, luchadores sociales y demás figuras que aportan y construyen un mejor país. 
Condolencias: con mucho respeto y cariño, quiero mandar mi más sincero pésame a Aarón Rivas Loaiza por el lamentable fallecimiento de su hermano Sergio. A toda su bella familia les mando un abrazo lleno de afecto y solidaridad.

Síguenos en