Selecciona tu región
Opinión

Entre el cielo y la tierra, la indolencia

50 + 1 SINALOA

Por 50 + 1 Sinaloa

-

Estamos viviendo una intensificación silenciosa y devastadora de violencia contra mujeres, niñas, niños y adolescentes. El escenario es realmente desolador, como sociedad en muchas ocasiones nos inhabilitamos para no sentir, para no ver y para no hablar de las dolorosas realidades. Son esas realidades que día a día se sufren, aquí, en la tierra.

Algunos dicen que la INDOLENCIA es el mejor mecanismo de defensa para no desalentarse ante lo que está mal, después de todo, “mientras no me pase a mi todo está bien…”. 

¿Y las mujeres desaparecidas, los feminicidios, los delitos sexuales, la violencia física, psicológica, económica y digital?.

Los datos son duros y bastante fríos, la Secretaría de Seguridad Publica informó que el 2020 cerró con  948 feminicidios y 54.314 denuncias por delitos de privación ilegal de la libertad. En 2021 las denuncias por violencia sexual han tenido un incremento del 30%. Los feminicidios aumentaron en un 7.1%. Los datos son tan duros que “quien siempre tiene otros datos”, los reconoció por un momento. 

Sinaloa ocupa el tercer lugar a nivel nacional en feminicidios, Culiacán, siempre dando de qué hablar,  es una de las 5 ciudades del país donde se concentran el mayor número de estos. 

Actualmente la pandemia, la violencia y la indolencia se hicieron compañeras, muchas coincidencias las unieron, de tal forma que su relación se fortaleció. El incremento de la violencia dentro de casa, la tasa de suicidios y embarazos en adolescentes  es alarmante.

El gobierno federal registró un aumento del 24% en sus carpetas de investigación, en el primer semestre de 2021 respecto al mismo periodo de 2020. El 81.6% de las víctimas fueron niños, niñas y adolescentes mujeres.

Se han registrado 1, 150 casos de suicido de niñas, niños y adolescentes. Al trio de amigos se le unen las benditas tecnologías de la información y comunicación (TIC), donde la violencia se vuelve anónima en muchos casos, se estima que en México más de 9.4 millones de niñas, niños, adolescentes y mujeres son víctimas de  violencia digital. Con números se ve más claro, ¿verdad..?.

La realidad es que no tendremos datos reales, un gran porcentaje de delitos no llegan a estar en una carpeta de investigación. ¿Por qué no se denuncia? por miedo a su agresor, por miedo a ser juzgadas por la autoridad y por la sociedad, por culpa o vergüenza, por ignorancia o por falta de confianza en las autoridades. 

Nuestras autoridades jamás aceptaran que están rebasados, que los protocolos solo quedan en papel y poco en la práctica, que no se lleva en la mayoría de los casos un debido proceso y sobre todo que no es un tema prioritario. Para nuestras autoridadesde cualquier nivel y color vivimos en la esquina del cielo.

Se dice que en México, el estado de derecho es de presumirse, porque que el respeto a la Ley es una de sus principales cualidades, es correcto el funcionamiento de sus instituciones y el goce de un sistema con facultades y libertades certificadas a totalidad. Todo se lee y se escucha tan bonito, parece que efectivamente vivimos en la esquina del cielo, enseguida de la gloria.

La indolencia nos llevado a perder la capacidad de asombro, a normalizar todo tipo de actos infames y fingir que no pasa nada.

La realidad es que tarde o temprano nos va a tocar, de forma directa o indirecta, no podemos escapar de aquellos que empezamos a normalizar.

Podemos empezar por lo que pasa en casa, es el entorno familiar el punto medular donde inculca el respeto, la confianza, la equidad y se forman los valores. 

Leer más: Aprender de los errores: la situación en Afganistán

Y la pregunta obligada ¿y nosotros que estamos haciendo? ¿Actuamos o volteamos para otro lado?

Por Tania Morgan

Síguenos en