Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Entre el desconcierto y lo justo

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL

Una voltereta con mal sabor de boca resultó para los productores de la región del Évora la demanda que interpuso la empresa Granos de Sinaloa, por daños y perjuicios que pudieran haber ocasionado los campesinos que se manifestaron en días anteriores luego que no recibieran los pagos de la pignoración de la semilla de frijol en sus distintas variedades.

La demanda interpuesta por la empresa se giró en torno a los líderes campesinos Mario Urías Cuadras, Ramón Angulo y Nicanor García, quienes en cierta medida encabezaron las movilizaciones como medidas de presión para recibir el pago de la semilla entregada y que bajo una promesa y compromiso con el gobierno del estado de recibir el pago de la tonelada de frijol. Esta acción legal que emprendiera la empresa alteró la tranquilidad y la lucha pacífica que emprendían los hombres del campo que en cierta manera se vieron alterados sus derechos en primera de exigir que se les pague lo justo del producto de su esfuerzo diario en el campo y en segundo término la violencia en que pese a demandar que se les otorgue la contribución de un recurso que por sí sólo ya les corresponde.

La sorpresa de los hombres del campo los llevó a distintos momentos en donde la sorpresa, el desconcierto y la reacción de no dejarse intimidar los llevó a sumar esfuerzos, porque en su haber el productor asegura que no había tenido este tipo de demanda sólo porque en su tiempo exigieron el pago de una cosecha que les costó trabajarla y que es producto de su esfuerzo. La exigencia clara de los productores hacia el gobierno es que no se permita este tipo de acciones legales de parte de las compresas acopiadoras de semillas, la inconformidad es comprensible luego que además de entregarle integró el producto de su esfuerzo, recibir retrasos en la paga de la semilla y manifestarse por no tener este beneficio reciben una demanda.