Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Envidia por ‘Charlie Hebdo’ ¿Libertad de expresión?

Veo las imágenes de las cientos de miles de personas manifestándose en Francia por el ataque terrorista a la revista satírica Charlie Hebdo y me da… algo parecido a la envidia. 
Es obvio que no por el ataque terrorista (sin duda condenable, inaceptable), sino por la reacción clara, inmediata, de la sociedad francesa y sus autoridades en estos momentos donde se ataca la libertad de expresión. 
Pienso en México y me entristece. Hay datos contundentes que dan cuenta que nuestro país está en riesgo esta libertad y los mexicanos estamos dormidos (¿anestesiados por la sucesión de tanto horror?). 
¿Tenemos la libertad de expresión tan garantizada que ya ni la defendemos? La verdad es que no; al contrario. Vive amenazada todos los días: lo mismo por el crimen organizado que por el aún discrecional y millonario pago de publicidad gubernamental a los medios (mil 908 millones de pesos para gastos de propaganda en medios de comunicación durante los primeros 10 meses de 2014) y otros factores, incluso culturales. 
En Francia, ante el ataque, un Presidente con muy poca popularidad va al lugar de los hechos; declara 3 días de luto nacional. En México, ante los sucesivos ataques, un Presidente con muy poca popularidad le ha dado la mínima publicidad a encuentros que cuestionan la situación en la que viven los periodistas, los defensores de derechos humanos (como en la pasada visita de Salil Shetty, de Amnistía Internacional a México). ¿Cuántas veces ha hablado EPN, ya electo, del tema? Ninguno. Lo chequé con Darío Ramírez de Artículo 19. Detecto tres recientes discursos (en el Foro de la Comunicación del pasado 8 de diciembre; en noviembre durante la semana de la Radio y la Televisión y en octubre, en el 5to Foro Internacional de medios públicos en América Latina) pero siempre ha hablado de manera elogiosa de la libertad de expresión, sin mencionar siquiera sus graves obstáculos. 
La última vez que nombró parte del elefante en la habitación fue en junio de 2012 en Veracruz: “El México democrático no debe permitir ser rehén del crimen organizado y de callar las voces que son columna vertebral de nuestro sistema democrático, la libre expresión, la libre manifestación de ideas (…) dejemos claro que la violencia y el acecho del crimen organizado no va a callar’”, refiriéndose al asesinato de Víctor Manuel Báez. Incluso guardó un minuto de silencio. Pero tras ser electo ese silencio continuó. 
Es larga la lista de ataques a medios de comunicación en México y también a periodistas. La lista no cabe en este espacio; seré puntual con datos. Entre los años 2000-2014 fueron asesinados en México 79 periodistas: 22 durante la gestión de Fox; 47 en la de Calderón y 7 en lo que va del presidente sexenio. La Fiscalía Especial para Atención de delitos cometidos contra la libertad de expresión, de julio de 2010 a agosto pasado, inició 211 indagatorias por amenazas, 109 ¡por abusos de autoridad! y 46 por homicidio. Reportó 23 periodistas desaparecidos. 
El estado gobernado por Javier Duarte tiene el récord de asesinatos de periodistas: 15 desde 2000; 10 desde que asumió el poder él. Artículo 19 reporta 330 casos de agresiones contra medios de comunicación-trabajadores-periodistas. 
Este año Moisés Sánchez Cerezo, reportero y editor de La Unión fue secuestrado por un comando armado en Veracruz. Se desconoce su paradero. También fue asesinada Jazmín Martínez, reportera nayarita, junto con su esposo. 
Sí… pero no, dijo el miércoles el presidente Enrique Peña Nieto en un discurso justo en Veracruz. Sorprendente párrafo en el que, siguiendo con el tema, da la bienvenida a las distintas expresiones… Pero siempre que coincidan con él. 
Léalo con calmita: 
“En ese México democrático, lo importante es encontrar, a través de escuchar a todos, el punto de conciliación, pero en la claridad de rumbo que se ha trazado este Gobierno, en este proyecto de nación, que estoy seguro deparará, en 2015 y en los años por venir, desarrollo, progreso y bienestar a todos los mexicanos”. 
Es decir, que se vale diferir siempre y cuando se reconozca su claridad. Ok. 
En la edición on line, ¿hay límites a la libertad de expresión?, ¿será Anahí una Martha Sahagún de Chiapas?, los colmos del IFAI y Partido Verde, y las fotos que demuestran prioridades de la Casa Blanca…