Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Equinoccio

COMPÁS Y ESCUADRA

Desde tiempos que se pierden en la memoria, nuestros antepasados festejan la llegada de la primavera y agradecen a la madre tierra por el renacimiento de la naturaleza, la vida, los frutos y las flores.

En sus observaciones al entorno se dieron cuenta de que el sol en su recorrido por el horizonte, hace un viaje que permite que durante una época sus rayos nos lleguen intensa y directamente, pero con el paso de los días se va alejando en el horizonte hasta que llega una época en que sus rayos son insuficientes para calentarnos (el invierno), y las expresiones de vida son mínimas. Los animales se esconden, los árboles pierden sus hojas, los cielos se nublan constantemente, hace frío y los ánimos vitales disminuyen, quedando solamente los instintos de sobrevivencia.

Pero pasado el invierno, el astro rey con sus rayos vivificantes ha retornado su posición y ha regresado de su viaje anual para de nuevo brindar a toda la naturaleza la vitalidad necesaria y llenarla de calor; las temperaturas suben. Los días y las noches llegan a tener la misma duración, es el equinoccio de primavera, las plantas crecen sus brotos, y pronto aparecen las flores para colorear y embellecer los paisajes. Nace la vida en su esplendor en todos sus reinos.

En nuestro hemisferio norte, el equinoccio se dio entre 20 y 21 de marzo. Todas las tradiciones celebran este día como el día de la renovación de la naturaleza. Es el equinoccio de primavera.

La astrología inicia con el signo zodiacal Aries. La voluntad se fortalece, aumenta la fortaleza de los seres vivos, crece el entusiasmo, aumenta el acercamiento entre los humanos. Empieza un nuevo año del planeta.

Conforme a las antiguas tradiciones y costumbres, es el día para reflexionar y comprometerse a poner todo nuestro ser a actuar lo más apegado posible a los ideales místicos y a tomar las mejores resoluciones en lo que respecta a nosotros mismos, a fin de perfeccionarnos y ser mejores en nuestras relaciones con el prójimo.

[email protected]