Opinión

¿Qué hicieron con los más 4 mil animales que desterró Dos Bocas?

DE VUELTA A LA NATURALEZA

  • De vuelta a la Naturaleza

Por Ernesto Zazueta Zazueta

-

Hace exactamente tres años Pemex dio a conocer la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de la Refinería Dos Bocas que fue elaborada por el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP). Ahí se reveló que la construcción de dicha refinería en Tabasco pondría en riesgo a cuatro mil 239 animales pertenecientes a 119 especies de 53 familias. Ayer durante la inauguración nos “informaron” que la Semarnat ya reubicó a los más de cuatro mil ejemplares. ¿Alguien sabe a dónde?

Lo que sucedió este viernes es un triste y multimillonario retroceso, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador puso en marcha la nueva Refinería Olmeca - Dos Bocas, un gran monumento de emisiones contaminantes con el que promete poder llegar a procesar 170 mil barriles diarios de gasolina y 120 mil barriles de diésel.

No cabe duda que la gran apuesta del Presidente y líder de la llamada Cuarta Transformación son los combustibles fósiles. Mientras el mundo entero está haciendo mega inversiones en energías renovables, él decidió gastar 12 mil 500 millones de dólares en esta refinería y prácticamente olvidar sus obligaciones y compromisos ambientales con las y los mexicanos y con el mundo entero.

Y es que desde hace tiempo el titular del Ejecutivo federal debió presentar una actualización real de las Contribuciones Nacionalmente determinadas (NDC), es decir, los compromisos de México para cumplir con la reducción de gases de efecto invernadero, pues somos la única nación del Grupo de los 20 que no ha entregado los compromisos que superen los que se tenían desde el 2015.

Nuestro país tampoco ha implementado medidas que ayuden a reducir nuestra contribución de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, no se han actualizado las normas de eficiencia vehicular y se pospuso hasta 2025 la entrada en vigor de la norma que obliga a los nuevos camiones a usar diesel de bajo azufre. Esta última medida podría reducir los contaminantes atmosféricos nocivos hasta en un 90 por ciento, por lo que retrasar la entrada de la norma tiene un importante impacto en la calidad del aire y en la salud de todos.

También es urgente que nuestro gobierno decida de una vez por todas lograr, bueno obligar a Pemex a disminuir las emisiones de metano que produce. Si la paraestatal aplicara la norma que publicó la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) hace poco más de tres años y que se ha rehusado a implementar, hoy ya tendría que estar reduciendo estas emisiones.

Pero en lugar de atender la emergencia ambiental que estamos padeciendo a nivel mundial por al cambio climático, nuestro presidente está destinando el mayor presupuesto, prácticamente del sexenio, a la construcción de una refinería que, de antemano, ya significó un gran daño a nuestra biodiversidad.

El megaproyecto ya le dio en la torre al hábitat de, al menos, 4 mil 239 animales de especies endémicas como el zanate, colibrí, pelícano blanco, puercoespín, coyotes, cocodrilos, etc. Y otras 27 especies que están en grave peligro de extinción como la iguana negra, el mono aullador, la nutria, la garza tigre , el oso hormiguero entre otras.

Y, ¿qué creen? Que ayer para callarnos un poco la boca, desde Dos Bocas nos dijeron que todos estos animales ya fueron reubicados en áreas naturales. Es decir que mas de cuatro mil animales silvestres entre aves, anfibios, reptiles y mamíferos cuyo manejo no es nada sencillo, muchos de ellos en peligro de extinción y cuyo hábitat es muy complejo, fueron trasladados como perritos a otro hogar.

La protección de la vida silvestre no es así de simple, ya nos han engañado demasiado. El medio ambiente es un tema muy delicado, un tema de vida o muerte con el que no se puede fingir o pretender. En verdad espero que estos cuatro mil animales estén con vida y que esta multimillonaria inversión no solo sirva para acabar con más vidas humana a causa de la contaminación atmosférica.

Síguenos en

Temas

  • De vuelta a la Naturaleza