Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Es la fama, no la infamia

RINCÓN BEISBOLERO

Olvido. Qué buenas historias las que escribieron peloteros como Héctor "Caballo" Heredia, Antonio Pulido, Alejandro Treviño o Pablo Gutiérrez. Cuatro expeloteros que en su momento fueron vistos como grandes ídolos de la pelota nacional con un recorrido por los diamantes beisboleros. Usted seguramente los ubica.

Que si no lo vio lanzar, vaya clase de lanzador que fue Heredia, 33 temporadas combinadas entre verano e invierno, además de que pasó seis años en Estados Unidos probando fortuna. Que si cerrador de muchos lauros y récords, se dio tiempo para ser abridor de altos vuelos.

¿Le suena el nombre de Pulido? Nada menos que aquel taponero que ostentó el récord de más juegos salvados en LMB y LMP hasta antes que apareciera Isidro Márquez.

Treviño estuvo 13, sí, 13 temporadas en Grandes Ligas, fue todo un referente del cacheo mexicano en la década de los años 80 y dio motivos adicionales para tener preferencia por los Dodgers de Los Ángeles.

Que si hablamos de los 70 y 80 a lo mejor le suene el nombre de Pablo Gutiérrez, lanzador que sumó 27 campañas en verano e invierno. Que en LMB ganó 129 juegos, que en LMP dejó un formidable 2.47 en efectividad de por vida. Tipo que como muchos otros fue leal a sus convicciones y pasó a la Anabe.

Que si usted no los vio jugar o no se quiere acordar de ellos, no se preocupe. Tal parece que a varios cronistas electores del Salón de la Fama les pasó lo mismo.

Inmortalidad. Fernando Valenzuela, Daniel Fernández y Ricardo Sáenz resultaron electos como nuevos integrantes del Salón de la Fama de no sabemos si todavía beisbol mexicano.

Puntuales como reloj, la mayoría de los electores no solamente dieron la mayor votación a Valenzuela sino que, además, dieron clase de cómo hacer ver que nuestra pelota bien puede vivir sin pasado.

Quien diga que las mayorías mandan, aunque yerren, tiene toda la razón.

Dijimos. Lo anticipamos, lamentablemente lo anticipamos.

"Valenzuela de entre una buena planilla en la cual aparecen dos históricos de nuestro beisbol que deberían ser entronizados y por lo tanto, acompañar ser parte de la generación 2014: Héctor "Caballo" Heredia y Antonio Pulido. No hay apuro que valga, Daniel Fernández y Ricardo Sáenz pueden esperar otro año".

Lo dijimos un día antes de que se supieran los resultados.

"Pero nadie dude que les gane la urgencia a los aprontados, que votan tomando en cuenta sólo a los que vieron en acción y desprecien lo bueno que hubo en el pasado".

Y sentenciamos, que ese es nuestro derecho como electores.

"Lo de mañana se resume a que será en monumental histórico si Valenzuela no es el número uno en la votación y no entra de manera unánime. Y también error histórico, reflejo de lo que es hoy el conspicuo comité elector, que otros que no sean Heredia y Pulido acompañen al 'Toro'".

Bueno, Valenzuela sí fue el número uno. Al menos.

Vaticinio. No aceptamos ninguna "felicitación" por aquello de que estaba más cantado que Bésame mucho.

Y es que dijimos que Cuauhtémoc "Chito" Rodríguez era el favorito para ser elegido como directivo este año. Los antecedentes le favorecían... por algo, por algo. Así fue.