Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

¿Es rentable ser bueno?

Perfilando

Podemos empezar a pensar; ¿Vale la pena ser bueno?. José Luis Martín Descalzo fue un sacerdote, escritor muy leído, era español, tenía su programa de televisión, dirigía varias revistas y él afirmaba que sí.

Fue un hombre enamorado de Dios, tiene unos escritos bien interesantes, estuvo muy enfermo, y en una de sus últimas cartas a Dios, en uno de sus párrafos dice; Supongo que fue absolutamente decisivo el nacer en la familia que tú me elegiste. Hoy daría todo cuanto después he conseguido, solo por tener los padres, hermanos que tuve. Lo absurdo habría sido no quererte. Lo difícil habría sido, vivir la amargura. La felicidad, la fe, la confianza en la vida, fueron para mí, como el plato de natillas que mamá pondría siempre a la hora de comer.

Al final de esta misma dice; por todo eso Dios mío he querido hablar de ti y contigo en esta página final de mis razones para el amor. Tú eres la última y la única razón de mi amor. No tengo otras. ¿Cómo tendría alguna esperanza sin ti?. Eres tú quien da fuerza y vigor a todo. Y yo sé sobradamente que toda mi tarea de hombre es repetir y repetir tu nombre. Y retirarme.

Aquí algunos consejos de algunas pequeñas maneras de amar, de él mismo:

Aprenderse los nombres de la gente que trabaja con nosotros o de los que nos cruzamos en el ascensor, y tratarles luego por su nombre.

Estudiar los gustos ajenos y tratar de complacerles.

Pensar por principio bien de todo el mundo.

Tener la manía de hacer el bien, sobre todo a los que no se lo merecerían teóricamente.

Sonreír a todas horas. Con ganas o sin ellas.

Multiplicar el saludo, incluso a los semi desconocidos.

Visitar a los enfermos, sobre todo si son crónicos. Prestar libros, aunque te pierdan alguno. Devolverlos tú.

Olvidar ofensas. Y sonreír especialmente a los ofensores.

Aguantar a los pesados. No poner cara de vinagre escuchándolos.

Tratar con antipáticos. Animar a los viejos. No engañarles como chiquillos, pero decirles todo lo positivo que encuentres en ellos.

Recordar las fechas de los santos y cumpleaños de los conocidos y amigos.

Hacer regalos muy pequeños, que demuestren el cariño, pero no crear obligación de ser compensados con otro regalo.

Acudir puntualmente a las citas, aunque tengas que esperar tú.

Contarle a la gente cosas buenas, que alguien ha dicho de ellas.

Dar buenas noticias.

No contradecir por sistema a todos los que hablan con nosotros.

Mandar con tono suave. No gritar nunca.

Corregir de modo que se note que te duele el hacerlo.

La lista podría ser interminable y los ejemplos infinitos. Y ya sé que son minuncias. Pero con muchos millones de pequeñas minuncias como éstas, el mundo se haría más habitable.

Entonces pienso que ser bueno, si es rentable, porque si hacemos el bien, nos queda un buen sabor de boca, tenemos la conciencia tranquila y lo que hacemos en la vida se regresa de algún modo u otro.

¿Por qué hay que ser bueno? Hay muchos motivos, como los anteriores, pero de todos modos a veces difícil de contestar. Pero hay que tratar de ser gente que ayuda, ser gente valiente, en todas partes, en tu trabajo, en tu casa, con los amigos, con la familia. Ser buena persona, no quiere decir que te vean como tonta y te quieran agachar y aprovechar. No se trata de eso.

Antes, los padres, la mayoría te inculcaba vivir los valores, hoy no todos aunque a veces parecen meros recuerdos. Pero no es cierto, los valores siempre serán y harán que seas una persona de principios, una persona de provecho y que sepas que si es Rentable ser bueno. ///

[email protected]