Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Esperando el Sultanes-Tigres

EL RINCÓN BEISBOLERO
Avatar del

Por: José Carlos Campos

Semifinales. Ya decíamos que la temporada 2014 de la Liga Mexicana de Beisbol nos estaba dejando lo mejor para el final, luego de que en la campaña regular pocos habían sido los momento álgidos que entregó. Vienen las finales de zona y en ellas están, simplemente, los cuatro mejores equipos del calendario. Aunque choque decirlo pero en el beisbol también hay jerarquías.

No hubo sorpresas, pasaron ya los juegos de "limbo eliminatorio" y las primeras series de playoff y ni un solo asomo de novedades. Quedaron fuera cuadros de buen cierre como Vaqueros, Acereros, Piratas y Delfines, los tres primeros bien pudieron ser el viento fresco en lo que viene y se quedaron atrás.

Decimos equipos de buen cierre, no de buena temporada.

Lo de los Delfines se estanca en buena temporada, mal cierre y premuras de bolsa y chequera. Un caso que bien pudo ser diferente si es que las finanzas del club no hubieran hecho agua hacia finales de julio.

Diablos Rojos del México, Sultanes de Monterrey, Tigres de Quintana Roo y Pericos de Puebla son los equipos que siguen adelante, los que se verán las caras a partir de este martes y quienes cumplen con eso de haber sido los punteros de cada división.

Es un "tiro" pues entre cuatro de los 16 que arrancaron en abril.

Perspectivas. Partiendo de lo que vale y cuenta, que son los playoffs, y aunque suene raro mencionarlo para LMB, la tendencia debe ser que los ganadores sean aquellos que presenten mejor pitcheo… hasta donde sea posible.

>

Por ejemplo, la serie Diablos-Sultanes se da entre dos equipos que ni de lejos están ser vistos como almacén de buenos brazos y sí de muy buenas ofensivas. Así, la presunción debería ser que ganará la serie el que supere en metralla repartida, más si tomamos en cuenta que cuatro de los siete posibles juegos deben jugarse en el Foro Sol.

Números a la mano: el promedio de efectividad de estos equipos jugando entre sí fue de 6.91 de los rojos y 6.50 de los regios; en el caso del bateo, los Diablos le batearon .339 a los Sultanes y estos .310 a los escarlata.

Más precisos aún: estos dos equipos jugaron nueve juegos y entre ambos anotaron 133 carreras, un promedio de 14 por juego así que poner al pitcheo de factor parece una locura.

Y aquí es que en el análisis vemos que Monterrey con Ramón García, Jorge Luis Castillo, Marco Tovar y Carlos Monasterios, como rotación, se ve mejor que la de Javier Arturo López, Marco Duarte, Fabián Cota y Marlon Arias.

Así entonces, pensando además que tres de los abridores regios son zurdos, damos ventaja a los Sultanes para ser los campeones de la zona norte.

Sureños. No faltará quien imagine que la final de zona sur entre Tigres y Pericos se vea, en símil boxístico, como la del estilista contra el fajador, por no decir que el beisbolero pitcheo contra bateo.

Los Tigres con una rotación basada en ese muy buen "1-2" que integran Amauri Sanit y Fabio Castro, aderezada con lo que pueda ofrecerles el colmillo de Pablo Ortega, en contra del pesado orden al bat de Pericos que estelarizan Ángel Berroa, Sandy Madera, Alberto Carreón, Willy Taveras y Luis Mauricio Suárez.

Los Tigres se defienden con una ofensiva nada manca y que suena para que jugando en Puebla estalle lejos del remanso de Cancún, más si vemos que en el pitcheo de Pericos están Andrés Meza y… bueno, está Meza y quienes le puedan ayudar.

De los de Cancún, puntos débiles, ausencia de cuarto abridor (fatal este año Arturo Barradas) y un bullpen que no es ni de lejos el mejor de la liga. Ahí, incluso, vemos mejor al de los poblanos.

Con todo, es complicado darle más del 30 por ciento de probabilidades de triunfo a los verdes y no decir que los felinos tienen todo para llevarse el banderín de la zona sur.

La suerte está echada. Veamos.