Opinión

Está enterado

Por  Fernando Zepeda

Está enterado. El presidente López Obrador debe estar preocupado. 18 años luchando por alcanzar su objetivo y hoy que lo logró, algunos que se sumaron en el camino y que hoy son servidores públicos, están dando al traste con su intención de sacar adelante la 4T. En Sinaloa, tres de los más importantes municipios gobernados por alcaldes que surgieron de Morena están en medio de escándalos, plagados de ineptitudes, sin rumbo y salpicados por acusaciones de corrupción. Si en Mazatlán suman nueve los funcionarios de primer nivel que han salido del gabinete municipal, ayer en Ahome se dio a conocer la renuncia del director de Obras Públicas, Carlos Julio Fierro. Y con él suman ocho los funcionarios de primer nivel que han salido. En Mazatlán, el alcalde Luis Guillermo Benítez se apresuró a autoproclamarse “inocente” de las acusaciones de nepotismo y tráfico de influencias. Es cierto, el Órgano de Control Interno (OCI) a cargo de Rafael Padilla resolvió que no procedió la denuncia presentada por la síndica procuradora Elsa Bojórquez, pero dejó el caso abierto para que se aporten más pruebas. El caso es que está documentado que 33 servidores públicos del municipio son familiares directos o indirectos del alcalde Benítez y de su pareja Gabriela Peña Chico. Los manejos oscuros de los dineros del Instituto de Cultura quedaron evidenciados en la auditoría que ejecutó la síndica procuradora y las observaciones que se hicieron. Ahí están un buen número de los familiares de la “pareja presidencial”. Pero si aquí en Mazatlán es evidente la improvisación, en Ahome no se quedan atrás. El alcalde Guillermo Chapman ha logrado unir a los ciudadanos de ese importante municipio... pero en su contra. 

Cuen-Rocha. A principios de año, el líder del Partido Sinaloense, Melesio Cuen, y el Senador de Morena Rubén Rocha se mostraban en público juntos. Y también se reunían en privado. No fue uno sino varios los que apuntaron una posible alianza entre Cuen y Rocha. La advertencia lanzada en campaña por el morenista de que se rescataría a la UAS al estar secuestrada por un partido político, se diluía. Sin embargo, ya en el Congreso del Estado diputados de Morena han empujado la iniciativa de reformar la Ley Orgánica de la UAS. Y buscar con eso que se abra la elección de los directores de todas las facultades y preparatorias. Y lógicamente la de rector. Claro que Cuen midió que si en algún momento hubo cierto entendimiento con Rocha, en la práctica se hacía todo lo contrario. Y la relación entre ambos exrectores de la UAS se enfrió. Ya a estas alturas Cuen entendió que Rocha movía sus piezas en el Congreso del Estado y no era nada alentador para los intereses del líder del PAS. La reciente declaración de Cuen al mencionar al senador Rubén Rocha como candidato a la gubernatura para el 2021, tiene jiribilla. Si los números de Cuen y los análisis de él apuntan a que Rocha en estos momentos está a la cabeza de los aspirantes a la gubernatura, la lógica indica que “hay que exhibir al puntero para buscar bajarlo”. Pero mientras pasa eso, en el Congreso del Estado, donde la influencia del senador Rubén Rocha es evidente, se sigue cocinando la reforma a la Ley Orgánica de la UAS. Y ya sin ocultarse para nada se alienta a quienes cuestionan la elección que viene en el Sindicato de la UAS. El choque es evidente. Es cuestión de tiempo.