Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Estadio no, campaña sí

MI PUNTO DE VISTA

Mi madre cumple la mayoría de edad al lado de Dios nuestro Señor. Son 18 años de su partida, y todavía no ha podido cicatrizar la herida que dejó en todos sus hijos y nietos. Te seguimos queriendo con la misma fuerza que nos inculcaste, pero te extrañamos más todavía.

-0-0-0-

Pues resulta que siempre no habrá estadio. Y no sé si reconocer que ocho personas y un juez se impusieron a la voluntad de un gran número de aficionados, directivos y autoridades, o que de plano simplemente quisieron conducirse por el camino correcto aunque para ello se tenga que esperar unos meses más para estrenar estadio.

Lo cierto es que, si en algún momento se llegó a temer por una posible emigración del equipo o de solicitar permiso para no participar la próxima campaña, truene, llueve o relampaguee, el próximo invierno habrá beisbol de la Liga Mexicana del Pacífico en la capital del estado.

La demolición del estadio seguirá siendo tema para los próximos días, y tal vez meses. La demanda interpuesta por aquellos que se niegan a la modernización, tiene mucho espacio para tinta, dimes y diretes. No es cosa fácil, como lo hemos comprobado, porque aún ni con el gobernador del estado, Mario López Valdez, metiendo las manos en pro de conservar este espectáculo, y de pretender cortar el listón de un nuevo escenario que él mismo encabezó, el Ángel Flores se mantendrá de pie.

Convencidos también de que no era una tarea fácil, las autoridades y directivos del Club Tomateros terminaron por cruzarse de brazos y aplicar el sentido común; dejar que las cosas caigan por su propio peso, y mientras tanto a preparar el camino para un siguiente invierno en el mismo lugar… y con la misma gente.

Las obras de construcción del nuevo inmueble continuarán. En ese renglón no existe problema alguno. Y eso les permitirá a continuar avanzando, para que en los primeros meses del 2015 –si todo se resuelve favorablemente, obvio- estemos estrenando el estadio de beisbol más espectacular y cómodo de todo México, pues no me atrevo a decir que de Latinoamérica porque no he estado en todos los parques de pelota del continente, como para levantar un juicio.

Así que a regresar las butacas, y la tierrita, amigos.

Timonel. Juan Manuel Ley le dio otro giro al tema del beisbol y del estadio anunciando con demasiada anticipación a quien será el nuevo estratega del equipo.

Y la responsabilidad ha caído sobre Benjamín Gil, el exparacorto que levantó suspiros en cientos de damitas en su mejor época como pelotero, pero rechiflas de los celosos novios y maridos.

El gran "Benji" recibe la gran oportunidad sin la experiencia suficiente como para desempeñar ese cargo. Pero recordemos que los buenos timoneles nacen precisamente de la nada. Allí está el caso de Francisco Estrada, que como jugador activo dio el gran salto por allá en 1983, y terminó convertido en uno de los managers más exitosos de la historia. Para Culiacán ha sido el más brillante.

Con Benjamín son pocos los peloteros que, tras defender exitosamente la camiseta Guinda, recibieron esa oportunidad. Se pueden contar con los dedos de una sola mano, y sobran, pues que yo recuerde, están además de Paquín, Lorenzo Bundy y Nelson Barrera.

Debut. El viernes por la tarde, Julio César Urías recibió a oportunidad de lanzar su primer juego con el equipo grande de los Dodgers de Los Ángeles en la pretemporada. Lo hizo bastante bien, y no tengan la menor duda de que este chamaco surgido de la Culiacán Recursos pudiera estar en el róster por allá en el mes de septiembre.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.