Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Estado Mexicano en dura penitencia 'dictada' por el clero

SUSTANCIA SIN RETÓRICA

La editorial de esta semana del semanario de la Arquidiócesis Primada de México, mete todo el cuerpo y su alma en dogmática crítica al Estado Mexicano, y lo pone en dura penitencia junto a las autoridades de este país.

Esto va en contra de lo dispuesto en el inciso e) del artículo 130 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que ordena textualmente: "e) Los ministros no podrán asociarse con fines políticos ni realizar proselitismo a favor o en contra de candidato, partido o asociación política alguna. Tampoco podrán en reunión pública, en actos del culto o de propaganda religiosa, ni en publicaciones de carácter religioso, oponerse a las leyes del país o a sus instituciones, ni agraviar, de cualquier forma, los símbolos patrios."

Además atenta contra los propios postulados de la Fe cristiana, que aparecen en los evangelios, especialmente los pronunciados por Jesucristo, cuando le enviaron a sus discípulos, con los herodianos, a que le preguntaran: Maestro, ¿es lícito dar tributo al César, o no?, para contestarles les pidió le mostraran un denario (moneda del tributo) donde venía la imagen del César y una inscripción, entonces Él preguntó ¿De quién ese busto y esa inscripción? Del César le contestaron sus interlocutores, Entonces, Él les dijo en respuesta a la pregunta inicial, "Dad, pues, al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios" (Mt. 22, 15-21).

De ese modo queda claro también la intromisión del clero católico en los asuntos públicos, violentando nuestra Constitución y los propios evangelios en sí mismo. Lo primero es jurídico, lo segundo es una cuestión de fe.

Lo que nos interesa destacar es lo primero, porque es nuestra especialidad. Cada quien en lo suyo. Al margen de que estemos de acuerdo o no con el fondo del asunto crítico expuesto por la Arquidiócesis Primada de México, porque es un asunto que les está prohibido expresamente a las organizaciones eclesiásticas por nuestra Ley Suprema y la reglamentaria de su artículo 130.

Además, la fracción I, del artículo 8º de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, les ordena a estas que deberán sujetarse siempre a la Constitución y a las leyes que de ella emanen, y respetar a las instituciones del país.

Y el párrafo segundo del artículo 1° del citado ordenamiento señala: "Las convicciones religiosas no eximen en ningún caso del cumplimiento de las leyes del país. Nadie podrá alegar motivos religiosos para evadir las responsabilidades y obligaciones prescritas en las leyes." Así que el clero no tiene por qué poner en dura penitencia al Estado Mexicano y a sus autoridades, por más poder fáctico que tenga. Entonces señores curas, a respetar la Constitución y sus leyes. Ustedes a lo suyo. Enrique Peña Nieto, ni ninguna otra autoridad, no tienen por qué ponerse de rodillas ante vos, más porque el Estado Mexicano es laico.

[email protected]