Selecciona tu región
Opinión

Evasivo con los medios, se muestra El Químico sobre temas prioritarios

ROMPEOLAS 

Por ROMPEOLAS .

-

La hace de emoción. Muy parco se ha mostrado el presidente municipal de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, en los últimos días. Contrario a lo que tiene acostumbrado a los medios de comunicación, el polémico Químico ha evadido algunos temas prioritarios para el municipio porteño. Primeramente, se negó a decir qué gestiones había hecho ante el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en su reciente visita a Mazatlán. Solo dijo que el mandatario le había encargado algunos temas de los cuales aún no era tiempo de hacer públicos. Ayer, el munícipe evadió las preguntas en torno a su próximo equipo de Gobierno (hay que recordar que el morenista logró reelegirse en los pasados comicios). Solo reveló que ya tuvo acercamiento con algunos de los próximos regidores. Lo que sí dejó claro el Químico es que nunca ha presentado al diputado local, Édgar González, como su próximo secretario del Ayuntamiento. 

Vacunas polémicas. A propósito de polémicas, el alcalde de Mazatlán no ha logrado traer a Mazatlán las vacunas contra el covid-19 que con bombo y platillo anunció como una donación del Gobierno de Texas. Al parecer, el desconocimiento de los protocolos y procedimientos para exportar las dosis contra la pandemia es lo que ha provocado el retraso. Según comentó ayer el mismo munícipe, no conocían el procedimiento de la adquisición de las vacunas por ser una situación  inédita ante el covid-19. Ahora la gestión la realiza de manera directa ante la cancillería para buscar acelerar el tránsito de las vacunas y que estas puedan ser aprovechadas por los mazatlecos.

Pandemia imparable. Con todo y el avance en el combate de la pandemia, esta enfermedad mundial sigue frenando la vida pública de los ciudadanos. Hoy, 15 de septiembre, se celebra el tradicional Grito de Independencia, pero en Mazatlán solo se realizará a distancia y se podrá ver solo a través de las redes sociales. Es una medida preventiva contra la pandemia que ya se había implementado en el 2020.

Incertidumbre. Eso es lo que prevalece entre los pescadores de altamar, zozobra ante las probabilidades de que los magros resultados de la anterior temporada de camarón se repitan. Y es que se tienen las mismas condiciones: la falta de subsidio para la compra de combustible por parte del Gobierno federal, poca certeza sobre la cantidad y calidad de producto y, adicionalmente, el veto que mantiene el Gobierno de los Estados Unidos (el principal mercado para el camarón mexicano) por los errores y omisiones en el uso de excluidores de tortuga. No lo decimos nosotros, cualquier pescador que integra la flota camaronera de Sinaloa le puede señalar las condiciones adversas que enfrenta el sector. La veda en altamar se levanta en unos cuantos días y en el muelle hay un Ejército de obreros dedicados al avituallamiento de las embarcaciones. No obstante, esta actividad no es la misma a la de años anteriores, pues se estima que al menos el 50 por ciento de la flota no saldrá a pescar.

La esperanza. En el sector ribereño de la pesca, al menos en lo que al sur del estado se refiere, se inició ayer las capturas de camarón. Los primeros reportes son de poco camarón, pero de buena talla. La esperanza es que en los próximos días mejoren las capturas.

Síguenos en
Más sobre este tema