Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Fábrica de gobiernos fallidos y corruptos

ITINERARIO POLÍTICO

Hace 25 años, el nacimiento del Partido de la Revolución Democrática fue una bocanada de aire fresco para la incipiente democracia mexicana. Por fin los grupos de la llamada izquierda habían logrado la impensable unidad y con el nacimiento del PRD se anunciaba una alternativa real al bipartidismo PRI-PAN.

Sin embargo, 25 años después, el balance es lamentable y aterrador. Y es que el PRD ha hecho todo menos una revolución democrática; en un cuarto de siglo vio caer al PRI del poder, vio llegar al PAN al poder y —en medio de la división de las izquierdas—, vio el regreso del PRI a Los Pinos. Vive el fracaso.

Lo peor es que en un cuarto de siglo, el PRD no sólo equivocó su estrategia político electoral para llegar al poder presidencial, sino que se convirtió en una de las fuerzas políticas más cuestionables. Hoy es la más eficiente fábrica de gobiernos fallidos, de políticos corruptos y es todo aquello que cuestionó hace 25 años. ¿Tienen dudas?

En 25 años, el PRD sólo ha tenido dos candidatos presidenciales: los expriistas Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador. De los 12 presidentes que ha tenido el PRD en 25 años, un tercio abandonó sus filas: Porfirio Muñoz Ledo se fue en 2000, Rosario Robles en 2004, Leonel Cota en 2010 y, finalmente, López Obrador, destinatario del mayor descalabro de la izquierda; los videoescándalos; en donde René Bejarano y Gustavo Ponce fueron grabados recibiendo dinero del empresario Carlos Ahumada. Hoy Bejarano y Ponce están en libertad y Bejarano ha convertido al Distrito Federal en teatro de sus pillerías, como la Red de Transporte Público —RTP—, mina de oro que cada año deja más de dos mil quinientos millones a la mafia clientelar de Bejarano. El feudo está bajo el control del "profesor" desde 2006, cuando impuso a Ariadna Montiel, hoy diputada local. Caso similar, el del Instituto Electoral de la Capital. Ahí, otro de los alfiles de Bejarano —la consejera presidente Diana Talavera—, controla al árbitro electoral y maneja a placer las compras, la nómina, los proveedores y a un ejército de colaboradores. Pero hay más, como las corruptelas de gobiernos delegacionales como el de Coyoacán, donde el delegado Mauricio Toledo fue acusado de pedir dinero a cambio de no clausurar obras a principios de 2013; a Iztacalco, donde la delegada Elizabeth Mateos fue señalada por cobrar "diezmo" a trabajadores; o incluso a Tláhuac donde el hoy diputado y entonces delegado, Rubén Escamilla, fue videograbado pidiendo favores sexuales. También está la tragedia de la discoteca Lobohombo en los últimos días del gobierno de Rosario Robles, pero que se debió a las componendas de la hoy senadora Dolores Padierna con los "antreros". Aún se recuerda el linchamiento en San Juan Ixtayopan en noviembre de 2004, que le costó el cargo a Marcelo Ebrard y la opacidad en los segundos pisos de Andrés Manuel López Obrador; el plantón de Reforma —luego de la elección de 2006—, solapado por Alejandro Encinas, el mismo que hizo diputado federal al criminal Julio César Godoy. Resultó también trágico operativo fallido en la discoteca News Divine en junio de 2008, responsabilidad de Marcelo Ebrard; el descontrol de las mafias de ambulantes y el engaño de la Línea 12 del Metro que heredó Miguel Mancera, quien no ha podido aclarar por completo el crimen de los 12 adolescentes asesinados en el Bar Heaven de la Zona Rosa en mayo de 2013. Mancera ha sido incapaz de controlar las marchas, mientras que todos estos escándalos han sido tolerados, solapados y "archivados" por la mayoría perredista en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal; congreso "tapadera" que no sirve para nada. Pero los escándalos también aparecen en gobiernos fallidos como los de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy —en 2002 y 2008 en Michoacán—, en donde sigue impune el narcodiputado Julio César Godoy. Y qué decir de Narciso Agúndez, gobernador de Baja California Sur en 2005, llevado a prisión en 2012 por el delito de peculado; qué decir de Amalia García y su hija Claudia Corichi que se sirvieron con la cuchara grande cuando la primera "gobernó" Zacatecas y la segunda acomodó amigos en la nómina y engordó el patrimonio familiar. Le sigue Gabino Cue, que mal gobierna Oaxaca, la burla nacional por sometido a la CNTE y Graco Ramírez en Morelos, rebasado por la crisis de inseguridad, mientras que Arturo Núñez, en Tabasco, no pudo con el paquete y gobierna su esposa Martha Lilia López. El fracaso, a 25 años del PRD. Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx