Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Falla la prevención

GUASAVE

El repunte silencioso de criminalidad no ignorado por las autoridades policiacas de la prevención del delito y menos por los afectados que es el comercio y vecinos de amplios segmentos de población, es el que se viene produciendo en la cabecera municipal y algunos sectores rurales.

Sin estadistas precisas, hay evidencias de que la delincuencia común ha intensificado sus actividades ilícitas, estableciendo como blancos preferidos lo mismo a empresas importantes que a comercios medianos y pequeños, sin que se aprecie una reacción efectiva para contener sus embates.

Para dirigentes del comercio organizado, las estrategias de la Policía Municipal, si acaso existieran, son muy vulnerables, pues los asaltos y robos siguen a la alza en medio de una rampante impunidad.

Las actividades delictivas, por otra parte, se extienden a zonas periféricas, afectando a porcentajes importantes de la población, cuyos patrimonios son afectados cotidianamente y que no son denunciados porque las autoridades no les ponen atención.

De acuerdo con la percepción empresarial, en gran parte, el repunte delictivo, entre los que se incluye el robo de rapiña y en algunos casos de sobrevivencia, tiene que ver con la aguda crisis económica que prevalece.

Aun cuando se entiende que la dramática caída del poder adquisitivo de segmentos poblacionales pudiera estar generando la crisis de inseguridad, la verdad no se justifica y habría que decir que también está motivada por el alto consumo de drogas en las capas, principalmente juveniles del municipio.

Pero al margen de esas motivaciones que requieren de otras políticas públicas de mayor profundidad y que no se ve que se apliquen a corto plazo, lo que urge es que la Policía Preventiva se aplique en su tarea.

Es manifiesto que los operativos policiacos que dicen se instrumentan para frenar la delincuencia que se ha incrementado sensiblemente, definitivamente no están funcionando.

En ese sentido es necesario que el gobierno municipal realice un replanteamiento de sus programas de prevención, pues el problema de delincuencia está por rebasar el estado de derecho.