Opinión

Fallas como prueba

Por  ROMPEOLAS .

Fallas como prueba. Las fallas en el suministro de agua potable se están convirtiendo en una dura prueba para el gerente de la Jumapam, Ismael Tiznado Ontiveros. En menos de una semana, dos tuberías principales han “tronado” y han generado el desabato de agua potable en la ciudad. Ayer fue una de las líneas que derivan de la potabilizadora Los Horcones, que, según el propio reporte de la Jumapam, ya había sido reparada pero de manera muy deficiente en las anteriores administraciones municipales. La falla dejó sin agua potable a un amplio sector de la zona que incluye y circunda la colonia Juárez. Antes fue la megafuga que generó el rompimiento de una tubería del tanque 5000, ubicado en la colonia El Conchi, y que sumió en el desabasto a 147 asentamientos del municipio por lo menos tres días continuos. Esto ha generado que cabildo urgiera en la comparecencia del gerente de la Jumapam para que exponga la situación del sistema de agua potable y las estrategias para prevenir más hechos como estos, que afecta de manera generalizada el suministro del vital líquido a los mazatlecos.

Poca actuación. Semanas atrás, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos estuvo en el ojo del huracán al solicitar al Ayuntamiento que sancionara a policías municipales y que indemnizara a jóvenes presuntos asaltantes por difundir las imágenes cuando fueron detenidos. Pero ahora que lo necesitan los familiares de Evans, un joven vecino de Costa Rica que fue atropellado por una patrulla de la Policía Estatal, cuyo accidente le dejó severas lesiones, José Carlos Álvarez Ortega, presidente de la CEDH, no se ha pronunciado al respecto. Para muchos ciudadanos, Álvarez Ortega ha tenido un desempeño gris, ya que solo se ve en eventos públicos donde pueda lucirse y salir en fotos, pero nunca se ha parado en una marcha ciudadana ni tampoco le ha entrado al tema de desaparecidos ni al de las viudas de policías.

Sin marearse. Algunos alcaldes de Morena tienen mucho qué aprender del alcalde de Navolato, Eliazar Gutiérrez, quien se ha dedicado a trabajar, y durante su mandato no se ha visto involucrado en ningún escándalo. En vez de andar en pleitos con la ciudadanía, dedica parte de su tiempo a recorrer las sindicaturas y rancherías del municipio, pese a conocer todas sus necesidades, porque ocupó diversos cargos públicos en Administraciones anteriores. Eliazar Angulo tiene un trato amable con las personas que lo rodean y con la ciudadanía, y por eso —de acuerdo con expertos en política— es de los pocos que continúa en el gusto del electorado. Estaría bien que alcaldes como el de Culiacán, el de Mazatlán y el de Ahome le copiaran el estilo de tratar a la ciudadanía en vez de pretender ser una copia del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Gobierno a base de caprichos. En vez de destinar sus energías en brindar mejores servicios públicos o viajar a la Ciudad de México a gestionar recursos, el alcalde de Culiacán Jesús Estrada Ferreiro se dedica a circular por la ciudad para ver qué es lo que no le parece para tratar de quitarlo. Esto porque hay personas en el Ayuntamiento que aseguran que está gobernando a base de caprichos. Semanas atrás, al circular por la Colón, no le pareció que hubiera una fila de carros esperando ser atendidos en los comercios y que le hicieran esperar unos segundos para avanzar, por lo que les mandó un tránsito, el cual está de forma permanente vigilando el sector. Al circular por Bacurimí pasó lo mismo, por lo que se agarró al tú por tú con un comerciante y fue motivo por el que les exigió liberar las banquetas. En esta ciudad capital otro comercio fue quitado del lugar porque al alcalde no le pareció. ¿Cuándo entenderá que solo gobernará tres años y que el municipio no le pertenece? Dicen que ya hay muchas personas que con ansias están esperando que aparezca en las próximas boletas electorales para recordarle lo que está haciendo hasta el día de hoy.