Opinión

Falsas expectativas y descrédito de los institutos de mujeres

Por  Teresa Guerra

DESCRÉDITO EN LOS INSTITUTOS. El Instituto Nacional de las Mujeres, presidido por Lorena Cruz , y el Instituto estatal que encabeza Elizabeth Ávila, van de tumbo en tumbo. No sólo ambas directoras se caracterizan por su frivolidad y ausencia de vinculación con las mujeres vulnerables que dicen representar, sino por simular que hacen y usar con objetivo político y para provecho personal los temas de género. Además de su falta de creatividad y seriedad. Hace casi un año, frente al incremento de la violencia contra mujeres en Sinaloa, ambos organismos, junto con el gobernador Mario López Valdez, firmaron una carta compromiso, para, entre otras cosas, crear un grupo especializado que analizara el tema de feminicidios y violencia de género en Sinaloa. Pasaron once meses, y no hubo un sólo avance sobre lo que firmaron, hoy de nuevo, en el marco de una reunión del AMJE en Mazatlán, regresó la directora nacional Lorena Cruz, y confirmó lo del grupo de élite para investigar los crímenes de mujeres en Sinaloa. No tienen creatividad, porque análisis sobre los feminicidios ya se han hecho, lo que falta es actuar y cambiar prácticas de las instituciones gubernamentales y los organismos que representan. De nada servirá tener estudios certeros, si la violencia de género sigue a la alza porque las causas que las generan no se combaten, las adicciones y el armamentismo crecen y las respuestas de apoyo a las víctimas se debilitan. No sólo son convenios y firmas lo que se ocupa, se requieren acciones, prevención y verdadero compromiso con las mujeres, y eso no lo tienen. La violencia contra mujeres repunta, ahí están las asesinadas que lo confirman, así como las llamadas de emergencia de féminas pidiendo auxilio por estar siendo violentadas, violadas o maltratadas en el contexto de su hogar. Frente a la sangre que corre, suena pueril volver a proponer lo mismo de hace un año, que ni siquiera cumplen.
Ah, pero no sólo algunas mujeres simulan y lucran con los temas de género, hay hombres que también lo hacen: Pablo Navarrete es uno de ellos, tiene más de diez años viviendo del presupuesto para mujeres, labora en el Inmujeres, de él depende mucho de lo que no se hace, estructura bien su discurso, pero sólo en eso se queda. Nada cambia en el organismo que labora, mientras la sangre y la violencia contra las mujeres se recrudece.

¿FALSAS EXPECTATIVAS? Todo indica, “que será más el ruido que las nueces”, lo que presume el PAS-UAS, respecto a la “copiosa votación” para supuestos candidatos independientes que provienen de sus filas, y que están contendiendo como ciudadanos sin partido. Según diversas mediciones, entre ellas la de encuestadoras nacionales como Mitofsky, el exrector de la UAS, Víctor Antonio Corrales Burgueño que es candidato “independiente” postulado en el distrito 06, y el más apoyado desde el PAS-UAS, no logra todavía alcanzar el tercer sitio del PRD, mucho menos al candidato del PRI o la del PAN en ese distrito. Ya se verá que tan real es la medición, sin olvidar que el resultado también depende de lo que “incentiva” y acarrea el día de la jornada.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo