Opinión

Falta de preparación alcaldes de Morena está más que evidente

Por  Fernando Zepeda

La debacle morenista. Ahora sí, no tienen a quién echarle la culpa. Son ellos, y solamente ellos, los que están cavando a pasos acelerados sus propias tumbas. Como todos saben, Morena obtuvo mayoría de diputados en el Congreso del Estado. Los principales municipios de Sinaloa los tienen alcaldes de Morena. Los diputados federales son de Morena. Dos de tres senadores de Sinaloa son de Morena. Tenían desde el 1 de julio del 2018 la mesa puesta. ¿Pero qué pasó? Sencillamente le han dado la razón a quienes dijeron que la mayoría de quienes llegaron a las diputaciones, locales y federales y a las alcaldías son gente improvisada que jamás pensó que podría ganar. Ni campaña hicieron. Pero aun así se montaron en la ola de López Obrador y ganaron de rebote. Hubo la esperanza de que diputados y alcaldes se prepararan en esos seis meses que se tenían de la fecha en que ganaron la elección a la fecha en que asumieron sus cargos. Pero nada. No les interesó. O no consideraron necesario. Hoy tenemos alcaldes en Mazatlán, Culiacán, Ahome, Guasave y Escuinapa que no articulan. Que no tienen rumbo. Algunos, como el de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez, armó un equipo de colaboradores que en estos momentos está desmantelado. Nueve de sus principales colaboradores renunciaron. En Ahome, Guillermo Chapman también ha mostrado su incapacidad para gobernar, y lo está haciendo en medio de escándalos. Ambos, Benítez y Chapman, mantienen diferencias delicadas con sus respectivas síndicas procuradoras. Los diputados en el Congreso han transitado entre el ridículo y el escándalo. Lo mostraron cuando, sin contar con el conocimiento necesario intentaron cambiar a su antojo el presupuesto estatal 2019. No aprendieron y siguieron con otros temas hasta llegar al de la votación para aprobar los matrimonios igualitarios en Sinaloa y la mayoría votó que no. Evidenciaron una grave falta de capacidad política. Tiraron por la borda un tema que con inteligencia y argumentación política pudieron haberlo sacado adelante. El fracaso de quienes hoy ostentan los cargos de elección popular en Sinaloa y que llegaron por Morena, han tirado por la borda todo. Y lo más grave. Creen que están haciendo las cosas bien.

Por fin. La Cámara de Comercio de Mazatlán por fin se dio cuenta de que el municipio se está inundando de vendedores informales. Desde el mismísimo arranque de la actual administración municipal han aparecido por todos rumbos vendedores de puestos fijos y semifijos que significan además de una competencia desleal al comercio organizado, un síntoma de la intención electorera de la actual administración. El vicepresidente de Canaco, Óscar Tirado Bernal, denunció que en este gobierno “hay manga ancha” hacia el comercio informal. La oficialía mayor ha actuado con tibieza en el tema, lo que quiere decir que “el alcalde Luis Guillermo Benítez no ha girado ninguna instrucción”. La proliferación de puestos fijos y semifijos por toda la ciudad representa una competencia desleal para restaurantes y comercios que pagan impuestos y contratan empleados a quienes pagan seguro social. El joven dirigente de Canaco advirtió que el número de ambulantes podría aumentar en esta temporada de vacaciones y los lotes baldíos de toda la avenida Del Mar servirán para que ahí se instalen. Es hora de poner freno.