Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Falta renovar la casa

MAZATLÁN

La suerte le sonríe a Mazatlán. El regreso de los cruceros al puerto es una muestra de ello. Luego de años de 'sequía', los buques como el Veendam y Norwegian Star han retomado sus visitas a Mazatlán de manera regular.

Su presencia, con más de 4 mil turistas y otra misma cantidad de tripulantes, han oxigenado de manera muy importante a toda la cadena turística local. A pesar de ello, muchos factores de los que originalmente motivaron a que las navieras se fueran, no se han resuelto.

Tenemos la suerte de tener muchas de las mejores playas del pacífico mexicano, tenemos un centro histórico y una oferta cultural con la que no cuentan otros destinos, pero esto es insuficiente. El mismo centro histórico que es una ventaja competitiva, muestra signos de deterioro muy marcados.

Ello requiere de una intervención de parte del gobierno y los mismos empresarios. Tal vez lo más urgente es que como producto turístico, el puerto no se ha renovado ni tampoco ha crecido en atractivos. ¿Qué cosas realmente sorprendentes encontrarán en Mazatlán los turistas que regresan luego de tres años que duraron sin venir los cruceros? Creo que la respuesta es muy clara. Los nuevos atractivos son pocos o nulos.

La zona dorada tiene un deterioro muy evidente, los negocios cerrados saltan a la vista y las fugas de aguas negras y los malos olores que se multiplican por la ciudad parecen agravarse en ese sector.

Por ello, es importante no confiarse en que lo bueno que tenemos nos va a mantener en la preferencia de los cruceristas o los mismos turistas nacionales. La marca Mazatlán tiene buena racha, está bien posicionada, es por eso que se le debe cuidar más que nunca. Además de la infraestructura, el tema del trato al turista también es vital.

Evitar que se sigan dando abusos como los que han evidenciado las multas de la Profeco a negocios. Darle un mal trato al turista es el peor negocio que podemos hacer y tarde o temprano se termina por pagar la factura.