Selecciona tu región
Opinión

El inmortal Vicente Ayón requiere apoyo

CALENTANDO

  • Calentando

Por Fausto Castaños

-

A VICENTE AYÓN, lo conocimos desde que llegó a esta ciudad procedente de Nayarit para a ocupar una de las plazas de entrenador de futbol en la Universidad Autónoma de Sinaloa, al inicio de la década de los 70. En ese tiempo, también se unieron al grupo de técnicos áureos Moisés Salas y Guadalupe Gutiérrez Bañuelos, estos últimos dos exprofesionales de Coras de Tepic de Segunda División. Cubrían funciones de entrenadores y excelentes defensas centrales.

POR ESOS tiempos, iniciaba trayectoria como estudiante de la preparatoria central y jugador con los equipos de los profesores Juan Iribe y Moisés Salas. Ahí lo veía en el estadio Universitario todas las semanas en entrenamientos. Nunca estuve con los cuadros de Ayón Ochoa, porque tenía fama de firmar figuras. Años después, con Salas Osuna, conquistamos títulos ligados en Segunda y Primera Fuerza con los bien recordados Dragones del Universitario. Ayón pronto dejó sentir la mano. La UAS se consolidó como la primera potencia de Primera Fuerza con un grupo excelente: Cruz Humberto Rubio, Enrique “Tochín” Cisneros, Manolo Ochoa, José Luis “Ardilla” Bracamontes, Willy Herrera, Rodolfo Ruiz Cortez, Chivas Farber y el arquero Pepe Alfaro, entre otros.

ESTE PLANTEL siempre fue rival a vencer e, incluso, a nivel nacional estudiantil. Vicente, que ronda sobre los 80 años, formó generación de jugadores, que se constituyeron estrellas universitarias, encabezados por Tony Garcés y Francisco Joel Castaños —ambos exprofesionales— y otros que escapan a la memoria.

AL LLEGAR la liga profesional de Tercera División, las Águilas UAS fueron de los principales animadores del circuito, con excelentes resultados. Por sus filas brillaron muchos jóvenes, entre ellos el mundialista y hoy también inmortal Jared Borgetti. Ya jubilado en las filas áureas, se refugió solo en su casa, aquí en Villa Universidad. Hoy atraviesa por problemas serios de salud, producto del mal del siglo: coronavirus.

REQUIERE apoyo económico de todos para solventar gastos médicos, para combatir esta enfermedad. Ese gigante grupo de jugadores y amigos debemos mostrar este respaldo. De momento, uno de sus discípulos, Josimar Rodríguez, coordina la atención. Se trata de un ícono del futbol de casa que entregó su vida a construir jugadores y hombres de bien. Muchos de ellos, hoy profesionistas y que le guardan gran respeto.

HACE AÑOS, se organizaba un encuentro en su honor con todos los que dirigió. Una convivencia agradable que permitía estrechar lazos de amistad, sana convivencia, llena de memorables momentos. Recuerdo muy bien a su equipo juvenil UAS-Azul, que fungía como sucursal principal del equipo mayor de la UAS. Recibir llamado para jugar los domingos con el equipo grande era lo máximo. Qué tiempos aquellos. De aquel  entonces, varios son inmortales. Tony Garcés, Moisés Salas, Benjamín “Chivas” Farber y el aludido Vicente Ayón, que fue de los primeros inducidos. La cantidad que desee aportar será bienvenida, lo importante es patentizar el apoyo al profesor Ayón para que continúe con nosotros otro largo tiempo. Ojalá que nuestras autoridades universitarias, municipales u otros se unan a este maratón pro-Ayón.

Síguenos en

Temas

  • Calentando
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones